Italia y España encaran restricciones de movimiento por el coronavirus
En Madrid, la comunidad que ha ordenado el cierre de todos los centros educativos a partir del miércoles como primera medida combativa para frenar la expansión del virus
Turín desierto por el coronavirus

Italia encara este martes su primer día de restricciones de movimiento y sociales en todo su territorio para tratar de contener el aumento "importante" de los contagios por coronavirus, que ya suma 463 muertos y hay casi 8.000 contagiados.

El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, firmó anoche el decreto con el que extiende a todo el país las limitaciones impuestas el pasado sábado a la región de Lombardía y otras catorce regiones del norte del país, aisladas entonces por ser las más afectadas por el virus.

Según el último parte de Protección Civil, de ayer lunes, los infectados por coronavirus en Italia ascienden a 7.985, un aumento de 1.598 respecto al domingo, y los fallecidos son 463, 97 más.

"No hay tiempo que perder, los números dicen que estamos teniendo un crecimiento importante de los contagios, de personas ingresadas en cuidados intensivos y también de los fallecidos. Nuestros hábitos deben cambiar ya", avanzó Conte en una rueda de prensa nocturna.

UN PAÍS BLOQUEADO

Hace dos días el Gobierno dividió el país en dos: un norte compuesto por Lombardía y otras catorce regiones de Piamonte, Veneto y Emilia Romagna con 16 millones de personas donde se impuso fuertes restricciones, y el resto del país, con medidas menos severas.

Ahora el Ejecutivo ha impuesto las restricciones a todo el territorio hasta el 3 de abril para frenar los contagios.

De este modo en Italia no será posible moverse de una ciudad a otra a no ser que se haga por tres razones específicas: trabajo, salud o una emergencia, para lo que la persona que transite deberá certificarlo en un documento.

El Gobierno extiende la suspensión de las clases en colegios y Universidades de toda Italia hasta el 3 de abril -antes era hasta el 15 de marzo- y, pendiente de los jóvenes, "prohíbe" expresamente "toda forma de aglomeración de personas en lugares públicos".

Quedan suspendidas las competiciones deportivas en áreas públicas o privadas, como los partidos de fútbol, con excepción de los entrenamientos de atletas para los Juegos Olímpicos, que podrán usar esos espacios a puerta cerrada, y se cerrarán los gimnasios.

En la calle la gente debe mantener una distancia recomendada de un metro entre sí, las personas ancianas deben permanecer en casa y los bares y restaurantes solo estarán abiertos desde las 6.00 horas locales hasta las 18.00 (5.00 - 17.00 GMT).

YHasta nuevo aviso, quedan cerrados los cines, teatros, discotecas, museos o bibliotecas, así como los actos religiosos.

El Gobierno ha recordado que el decreto permite salir a hacer la compra como de costumbre y ha llamado a la calma para evitar aglomeraciones para proveerse de alimentos, pues las mercancías pueden transitar por toda Italia y no habrá desabastecimiento.

REACCIONES DISPARES

Para el presidente de la región de Lombardía, Attilio Fontana, este es "un paso necesario pero aún insuficiente" y ha expresado su preocupación ante "la continua expansión" de la epidemia y su repercusión en el sistema hospitalario lombardo.

El presidente de Piamonte, Alberto Cirio, celebró que "por fin se ponen reglas idénticas para todo Italia" y, aunque el decreto cambie "un poco la vida" de la gente, pidió acatarlas disposiciones "por nuestro bien y por nuestra salud", dijo desde las redes sociales.

"Bienvenida sea esta medida del Gobierno que siempre he pedido", recordó por su parte el presidente del Véneto, Luca Zaia, al señalar que la experiencia de cuarentena del municipio veneciano de Vo "demuestra científicamente que los casos caen con el aislamiento".

La prensa se ha sumado a las recomendaciones de evitar los contactos sociales. "La Repubblica" titula hoy "Todos en casa"; "Il Corriere della Sera" sale con un "Ahora toda Italia cerrada" y "La Stampa" lleva como titular "El Gobierno blinda toda Italia".

Está previsto que este martes el primer ministro se reúna con los líderes de la oposición para unir fuerzas ante esta situación.

ESPAÑA EMPIEZA A CERRAR COLEGIOS

Por su parte, en España el número de contagiados por coronavirus se ha disparado hasta tal punto que los gobiernos autonómicos con más afectados, en colaboración con el Ministerio de Sanidad, han empezado a tomar medidas drásticas para evitar la propagación del virus.

A última hora de este lunes, España ya contabilizaba 1.209 casos diagnosticados, 29 de los cuales desembocaron en muerte. La mitad de los afectados (577) están en Madrid, la comunidad que ha ordenado el cierre de todos los centros educativos a partir del miércoles como primera medida combativa para frenar la expansión del virus. En el País Vasco habrá también un cierre parcial de centros educativos.

El presidente del Gobierno español presidió este lunes por primera vez la reunión de seguimiento en el Ministerio de Sanidad, y el Ejecutivo ya estudia qué medidas llevará ahora al Consejo de Ministros para su inminente aplicación.

Tras comprobar la rapidez con la que el virus se ha propagado, Pedro Sánchez ha contactado con los líderes de los principales partidos políticos: Pablo Casado (PP), Santiago Abascal (Vox) e Inés Arrimadas (Cs), a los que ha pedido unidad en un momento de máxima alerta.

El jefe del Ejecutivo ha hablado también de esta crisis sanitaria mundial con la canciller alemana, Angela Merkel; el primer ministro italiano, Giuseppe Conte; la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen; y el director general de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom Ghebreyesus.


ACUERDOS ANTE LA EMERGENCIA NACIONAL

Los líderes de la oposición han propuesto a Sánchez acuerdos de Estado ante esta emergencia nacional. Casado ha dedicado su Comité de dirección de este lunes a diseñar un plan de choque con diez medidas económicas para que el Gobierno las analice y las ponga en marcha, y este martes acudirá a la Comisión de seguimiento y evaluación del coronavirus con los vicesecretarios Cuca Gamarra, Elvira Rodríguez y Jaime de Olano.

Casado pide reducir a "la mitad del impuesto de sociedades a los sectores afectados, sobre todo el turismo"; aplazar el cobro del IVA a las empresas afectadas, "devolver los 2.500 millones de euros adeudados a las comunidades autónomas para que tomen medidas", un plan de contingencia sanitario y aprobar un fondo de garantía para pymes. Además, pide cancelar la "contrarreforma laboral", aprobar una "partida extraordinaria para financiar el coste de bajas por aislamiento y la reducción de jornada no recaiga en los trabajadores y las empresas" y aplazar los pagos de cotizaciones de la Seguridad Social.

Arrimadas, por su parte, ha pedido a Sánchez un acuerdo nacional, un plan consensuado entre Gobierno, ejecutivos autonómicos, grupos parlamentarios, profesionales, expertos sanitarios y agentes sociales para "trabajar juntos" por el objetivo común de erradicar la propagación del virus.

Nadia Calviño, vicepresidenta y ministra de Asuntos Económicos, ha quitado trascendencia a los efectos de la epidemia y ha asegurado que no afectará a la tramitación y presentación de los Presupuestos Generales del Estado porque sólo estamos ante una "crisis transitoria".

Además ha asegurado que no cabe extrapolar la situación que se vive en otros países a España. "No veo porqué esta crisis tendría que paralizar medidas que necesita el país", ha subrayado, dando a entender que los planes del Ejecutivo siguen intactos.

Tanto el PP como Ciudadanos han solicitado la comparecencia urgente del presidente del Gobierno para explicar las causas y las consecuencias del coronavirus y calmar a la ciudadanía, inmersa en un profundo desconcierto por no saber qué nuevas medidas va a tomar el Ejecutivo a partir de ahora, una vez que dos comunidades han anunciado el cierre de colegios.

El ministro de Sanidad adelantó este lunes que el Gobierno tomará este martes nuevas restricciones respecto a si se puede asistir o no a espectáculos públicos, concentraciones deportivas o congresos, sin especificar más. También se evalúa restringir el transporte y la movilidad pública de los ciudadanos.

Los contactos de Sánchez con los líderes nacionales e internacionales llegan al mismo tiempo que dos gobiernos autonómicos han dado un paso al frente para frenar la expansión de la epidemia.

(Con información de EFE)