Turista rusa denuncia maltratos en un hotel de Cuba tras falso positivo en la prueba del COVID-19

Una periodista y productora rusa tuvo que pasar tres días encerrada en un hotel de Cayo Coco tras un falso positivo en la prueba del coronavirus
La presentadora rusa Natalia "Princess" Savina pasó tres días en prisión por error
 

Reproduce este artículo

La presentadora de televisión, periodista y productora rusa, Natalia Savina, conocida bajo su seudónimo de “Princesa”, denunció que tuvo que hacer una cuarentena obligatoria en un hotel de Cayo Coco al dar positivo en una prueba del COVID-19 que luego se comprobó que su resultado era falso.

La periodista de Samara, una ciudad ubicada al suroeste de Rusia, relató al portal digital KP-Samara que fue retenida contra su voluntad y que el maltrato que sufrió terminó por arruinarle sus vacaciones.

“Volamos a Cuba para pasar unas vacaciones de siete días. Durante tres días todo iba bien, pero un día el personal del hotel se acercó a nosotros y nos dijo que habíamos dado positivo en las pruebas del coronavirus", señaló.

Savina y otras 37 personas fueron llevadas a un “hospital especial” para pacientes que padecían de la enfermedad dentro del mismo hotel. Todos estaban bajo supervisión, no podían salir de la habitación y la comida que les daban estaba fría y era de pésima calidad, denunció la periodista.

“Nos trajeron la comida a la habitación, los platos fueron entregados bajo la puerta. Además, las habitaciones no las limpiaban y no cambiaban las sábanas de las camas ni las toallas de baño. Nos trataron como animales. Esta acción con los turistas que pagan mucho dinero es inaceptable", subrayó Savina indignada.

Durante los siguientes tres días, nadie acudió a las habitaciones ni tampoco les mostraron los resultados de las pruebas del coronavirus, a pesar de sus peticiones.

“Éramos muchos, y ni el guía ni el policía quisieron ponerse en contacto con nosotros. Todo el mundo estaba tan nervioso que organizaron un motín”, detalló.

Savina expresó que comenzó a gritar para que la “deportaran de esta Isla donde no hay libertad y se abusa de los derechos de las personas”.

El personal del hotel los liberó y los turistas regresaron a la playa. Luego de tres horas, un guía se acercó y le dijo a la periodista que su prueba había dado negativa y podía volver al hotel. A pesar de que las pruebas del resto de los turistas no estaban listas, también se les permitió regresar a sus habitaciones.

“Estuvimos siete días en Cuba y pasamos tres de ellos presos. Las vacaciones se arruinaron sin remedio. Ninguno de los empleados se disculpó con nosotros”, finalizó Savina.

Una vez que regresó a Rusia, fue sometida a otra prueba del COVID-19 que también dio negativa.