Transparencia Electoral cuestiona designación de primer ministro en Cuba

Este sábado Manuel Marrero Cruz fue designado primer ministro de la isla, tras desempeñarse desde 2004 como jefe en la cartera de Turismo
Designación de Primer Ministro en Cuba
 

Reproduce este artículo

La designación del primer ministro del régimen cubano, Manuel Marrero Cruz, fue cuestionada por el observatorio Transparencia Electoral, radicado en Buenos Aires, Argentina, que monitorea las elecciones en toda la región.

Según reportó Radio y Televisión Martí, el director de esta organización, Leandro Querido, dijo que este cargo, que desapareció en la isla desde 1976, es solo una designación.

"En los sistemas políticos cerrados donde no hay competencia, donde no hay elecciones transparentes, no hay productos legítimos, hay designaciones. Todo el proceso electivo en Cuba y la reforma de su Constitución han sido confirmas, cuando vemos que todos los diputados por unanimidad eligen o designan a un funcionario, esto habla de un sistema político que no refleja ningún tipo de diversidad", agregó Querido a este medio.

"Desde Transparencia Electoral, nosotros hicimos un informe que tiene que ver con las elecciones con integridad, que justamente son las elecciones que hay en regímenes democráticos. Uno de los temas que se plantea tiene que ver con el continuo estado de derecho que afiance los derechos humanos y la justicia electoral", agregó.

 

 

Por su parte el programa Demo Amlat se hizo eco del análisis de la ONG argentina.

"Para celebrar #EleccionesIntegras es necesario eliminar todas las barreras ala participación igualitaria. En #Cuba este principio es violado, ya que es la "Comisión Nacional de Candidaturas", controlada por el Partido Comunista, la que selecciona candidatos", explican.

 

 

Estos recomiendan al gobierno cubano, que se debe permitir que los ciudadanos se puedan organizar con fines políticos y participar libremente en elecciones íntegras y transparentes.

 

 

Este sábado Manuel Marrero Cruz fue designado primer ministro de la isla, tras desempeñarse desde 2004 como jefe en la cartera de Turismo.

El primer ministro, bajo las disposiciones de la nueva carta magna, es quien debe coordinar todo el trabajo del Consejo de Ministros. Tal y como refiere el medio oficialista Cubadebate, es la persona que centraliza “la gestión de ese órgano y con la cual el presidente de la República despachará acerca de las actividades de la Administración Central del Estado”.

 Por momentos se pensó que sería una mujer la congraciada, en aras de dar una imagen de paridad de género en las altas esferas del poder político en la isla, pero el ascenso de Marrero, arquitecto de profesión, dio al traste con todas esas suposiciones y anhelos.

Al proponerlo al resto de los diputados, Díaz-Canel aseguró que Marrero, también integrante de la actual Legislatura de la ANPP, “posee una amplia trayectoria y cualidades para integrar el Consejo de Ministros”.

Por su parte, el gobernante cubano además “resaltó su honestidad, capacidad de trabajo y fidelidad al Partido y a la Revolución”, según refiere Cubadebate.

Marrero comenzó su vida laboral como inversionista en el Grupo Gaviota (del sistema empresarial de las FAR), en 1990.

“Fue jefe del Grupo Técnico de Inversiones, subdirector y Director General del Hotel Río de Luna, y luego subdelegado del Grupo de Turismo Gaviota para las provincias orientales”.