Fin de la expectativa, Manuel Marrero es el primer ministro de Cuba
La ANPP aprobó la propuesta de Díaz-Canel y designó a Marrero como primer ministro
Manuel Marrero, primer ministro de Cuba
 

Ausente del sistema político cubano desde 1976, la figura del primer ministro en Cuba vuelve a tener un rostro visible. Tras muchas especulaciones y expectativas, finalmente hoy se conoció que es Manuel Marrero Cruz quien desempeñará dicho rol por al menos cinco años.

Como era de esperarse, dado el funcionamiento habitual de la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP), el pretendido Parlamento del régimen cubano, los diputados de la IX Legislatura aprobaron sin reparos la propuesta del presidente Miguel Díaz-Canel de que fuera Marrero quien detentara la responsabilidad.

Según lo instituido en la reciente constitución cubana, aprobada en referendo el 24 de febrero del presente año, es el presidente quien propone al titular del Consejo de Ministros y a sus restantes miembros, quedando para los diputados sólo la potestad de designar mediante su ratificación de la propuesta.

El primer ministro, bajo las disposiciones de la nueva carta magna, es quien debe coordinar todo el trabajo del Consejo de Ministros. Tal y como refiere el medio oficialista Cubadebate, es la persona que centraliza “la gestión de ese órgano y con la cual el presidente de la República despachará acerca de las actividades de la Administración Central del Estado”.


Con la designación de Marrero, que se desempeñaba como ministro de Turismo desde 2004, acabaron las expectativas y especulaciones sobre quién ocuparía la nueva responsabilidad. Por momentos se pensó que sería una mujer la congraciada, en aras de dar una imagen de paridad de género en las altas esferas del poder político en la isla, pero el ascenso de Marrero, arquitecto de profesión, dio al traste con todas esas suposiciones y anhelos.

Al proponerlo al resto de los diputados, Díaz-Canel aseguró que Marrero, también integrante de la actual Legislatura de la ANPP, “posee una amplia trayectoria y cualidades para integrar el Consejo de Ministros”.

El presidente también “resaltó su honestidad, capacidad de trabajo y fidelidad al Partido y a la Revolución”, según refiere Cubadebate.

“Ha conducido el Ministerio de Turismo, que tiene un importante papel en nuestra economía. A la vez, posee una rica experiencia con negociación en contrapartes extranjeras”, agregó.

De acuerdo con su biografía en Ecured, una enciclopedia colaborativa cubana fomentada por el régimen, Manuel Marrero comenzó su vida laboral como inversionista en el Grupo Gaviota (del sistema empresarial de las FAR), en 1990.

“Fue jefe del Grupo Técnico de Inversiones, subdirector y Director General del Hotel Río de Luna, y luego subdelegado del Grupo de Turismo Gaviota para las provincias orientales”.

“En 1996 fue designado Director General del Complejo Hotelero Varadero Azul” y tres años después fue promovido a Vicepresidente Primero del Grupo de Turismo Gaviota, del que llegó a ser presidente en 2001. Permaneció en ese cargo hasta 2004, año de su nombramiento como ministro de Turismo.

A partir de hoy, Marrero Cruz, de acuerdo con lo estipulado en el artículo 140 de la constitución, es el jefe de Gobierno de la República de Cuba.