Sociedad civil cubana se organiza para apoyar a los más necesitados en tiempos de coronavirus
Iniciativas ciudadanas promueven acciones para mostrar solidaridad con enfermos, grupos vulnerables, elevar la percepción de riesgo y reducir los contagios por la Covid-19
Motos eléctricas en La Habana, personas con mascarillas. Foto: ADN CUBA

Integrantes de la sociedad civil cubana apoyan con sus iniciativas a grupos vulnerables ante el avance en la isla del nuevo coronavirus, que hasta el domingo ocasionó en el país 139 contagios confirmados y tres muertes.

Así lo han reportado en redes sociales varios emprendimientos y organizaciones religiosas o independientes, que realizan acciones con las cuales contribuyen a cortar el contagio y salvar vidas, enfocadas fundamentalmente en grupos vulnerables como las personas de la tercera edad.

La Iglesia Bautista Enmanuel, en la provincia de Ciego Ávila, mostró en su página de Facebook un grupo de sus integrantes compran viandas y otros productos para llevar a aquellos hogares en donde viven ancianas y ancianos solos.

En La Habana, la cafetería Juanky's Pan hizo una alianza con el Club de Moto Eléctrica Cuba para transportar alimentos donados a personas de bajos recursos económicos.

Una vez mas nuestro club se suma a una labor sensible y humanitaria. Nuestras manos protegidas y fraternales...

Posted by MOTO Eléctrica CUBA on Saturday, March 28, 2020

 

Además, organizaron audiencias sanitarias con especialistas en medicina, para “aclarar muchas dudas y saber cómo proteger mejor a nuestros trabajadores y clientes”. 

Igualmente, el Consejo de Iglesias de Cuba indica a través de redes sociales que integrantes de la Primera Iglesia Presbiteriana Reformada de La Habana y de la Iglesia Comunitaria de Cuba Lugar Santo, se sumaron a la producción de mascarillas sanitarias, o “nasobucos”, para hacerlos llegar a “las autoridades sanitarias pertinentes y colaborar así con las acciones que se desarrollan para impedir la propagación de la COVID-19”.

Transformar la preocupación en gestos concretos de amor y la ansiedad ante las situaciones difíciles por la oportunidad...

Posted by Consejo de Iglesias de Cuba on Saturday, March 28, 2020

 

El restaurante privado de La Habana, Café Crystal, desde el 25 de marzo se encontraba repartiendo de forma gratuita comida a los ancianos que deben hacer cuarentena en la isla debido al coronavirus.

Aunque desde el martes pasado este negocio anunció que cerraba sus puertas al público hasta nuevo aviso, utilizan los suministros que les quedan para alimentar a esta población vulnerable.

También comentaron su interés en continuar ese trabajo solidario y que quienes deseen colaborar con productos para seguir dando comida a los adultos mayores, sería bienvenido. 

En este contexto, Incuba Empresas, del católico Centro Loyola Reina (La Habana), emitió una declaración en la cual exhorta a acelerar la aprobación en la isla de una Ley de Pymes (pequeñas y medianas empresas), a fin de incentivar las inversiones de los negocios privados y reorientar el gasto público hacia la contratación de servicios  de ese sector privado en los territorios.

Según el cronograma legislativo actual, la Asamblea Nacional del Poder Popular no debatirá sobre alguna ley de empresas hasta abril de 2022.

Incuba Empresas aconseja “disminuir la dependencia a los financiamientos externos que respaldan producciones nacionales, eliminar la competencia desleal entre cuentapropistas y la población en el mercado minorista”, subraya el texto reseñado por la agencia IPS.

Recuerda que la pandemia ha provocado la caída del turismo y las remesas, con un impacto sobre más de 461 mil "cuentapropistas, hará disminuir la oferta de empleos de 160 mil 206 trabajadores contratados en el sector. Sólo el 33 por ciento del total son jóvenes y el 36 por ciento, mujeres”, indica.

Las etiquetas #yomequedoencasa y #quédateencasa se repiten en las redes sociales. Así se exhorta a permanecer en aislamiento o distanciamiento el mayor tiempo posible, para limitar los contactos directos entre personas, en un país donde las largas filas para comprar comida y otros abastecimientos, así como el deficiente servicio de transporte público, dificultan guardar la distancia de más de un metro recomendada para minimizar las posibilidades de contagio.

Mensajes de apoyo a los desvalidos y fe en la recuperación, promoción de buenas prácticas sanitarias y conciertos musicales en línea, son otras acciones espontáneas de la sociedad civil cubana, ante el avance del coronavirus.