Régimen niega que misiones sean un mecanismo de trata de personas

El Ministerio de Relaciones Exteriores del régimen cubano salió este jueves con una "declaración" en Granma, negando que las llamadas misiones internacionalistas sean un mecanismo de trata de personas.

El texto ataca sobre todo al gobierno norteamericano, por "un programa de la USAID destinado a financiar acciones y búsqueda de información para desacreditar y sabotear la cooperación internacional que presta Cuba en la esfera de la salud en decenas de países y para beneficio de millones de personas".

De acuerdo con este ministerio, durante décadas "esa cooperación se ha brindado y se brinda como gesto solidario, cuyos gastos cubre Cuba prácticamente en su totalidad".

Por su parte, el canciller Bruno Rodríguez Parrilla, se hizo eco de la declaración en su twitter:

 

El régimen también alegó que el gobierno de Estados Unidos y sus políticos tienen una "baja catadura moral".

La declaración dice que durante el tiempo en que los profesionales se encuentran de misión, continúan recibiendo su salario en Cuba y disponen, además, de un estipendio en el país de destino, "junto a otras formas de compensación".

El pasado viernes las “restricciones de visa a ciertos funcionarios cubanos” fueron anunciadas por el Secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo.

Los funcionarios a que se refiere serían aquellos vinculados a los programas de a las misiones médicas de Cuba en el extranjero.

"El acceso a la salud es un derecho humano y Estados Unidos comete un crimen al pretender negarlo u obstaculizarlo con motivos políticos o de agresión", concluye el régimen.

A finales de junio, la Administración de Trump incluyó a Cuba en su lista negra de países que no hacen lo suficiente para combatir el tráfico de personas, una medida que puede llevar, y en este caso llevó, a la imposición de sanciones.