Amenazan a otro periodista independiente con la cárcel

Agentes de la Seguridad del Estado amenazaron, ayer 24 de julio, al periodista independiente Waldo Fernández Cuenca con procesarlo si asiste a otra manifestación antigubernamental como las del 11 de julio último.
Periodista Waldo Fernández Cuenca
 

Reproduce este artículo

Agentes de la Seguridad del Estado amenazaron, ayer 24 de julio, al periodista independiente Waldo Fernández Cuenca con procesarlo si asiste a otra manifestación antigubernamental como las del 11 de julio último.

Fernández Cuenca fue detenido en el día de ayer y estuvo siendo interrogado durante dos horas por la policía política, en la estación policial de Aguilera.

La detención se produjo sin que mediara una orden judicial y sin mayor explicación que haber estado “en el 11 de julio”, según dijo el agente que acudió a su domicilio a detenerlo, filmado por la pareja de Fernández, Yanilys Sariego.

Los videos de la detención fueron compartidos en Facebook por el comunicólogo cubano José Raúl Gallego. En ellos se ve la prepotencia del agente en todo momento, más preocupado por el hecho de estar siendo grabado que por responder a las auténticas inquietudes de Sariego ante la arbitrariedad del acto represivo.

Al liberarlo le impusieron una multa de dos mil pesos por “propagación de epidemia”, simplemente por participar en las protestas que se reprodujeron en más de 60 localidades cubanas.

En sus declaraciones posteriores en Facebook, el reportero de Diario de Cuba explicó que “el agente Jonathan estaba muy preocupado por la filmación de mi novia. No era para menos, lo había tomado de sorpresa y se vio expuesto como nunca imaginó.

El otro agente en la conversación me recalcó en varias ocasiones que ellos son “mayoría”. Y que lo sucedido el día 11J no acabaría con la “Revolución”. 

Me amenazaron con procesarme por “desorden público” si iba a otras concentraciones o protestas y que por ahora me impondrían una multa de 2 mil pesos por violar las medidas sanitarias del COVID-19, solo por haber asistido a las protestas del 11J”.

En entrevista con Radio Televisión Martí, Fernández Cuenca aclaró que sus interrogadores “También me recordaron que participé en la concentración del 27 de noviembre frente al Ministerio de Cultura y en la del 11 de julio”.

A su parecer, esta detención es la forma del régimen para comunicarla que le vigilan.

“Pensé que me iban a procesar: fue un momento muy tenso, muy difícil pero, realmente el régimen está tratando de limpiar su imagen e incluso están liberando a algunos que ya han sido juzgados, los más visibles, como el fotógrafo Anyelo Troya y otros artistas”, contó a Radio Televisión Martí.

Redada del régimen contra periodistas independientes

También otro reportero fue amenazado en similares circunstancias: a Enrique Díaz le dijeron que sería acusado por el delito de “instigación a delinquir” debido a las protestas del pasado 11 de julio en La Habana.

“Según la Seguridad del Estado, el jefe de Sector de mi zona recibió una información de que yo estuve instando a que las personas se manifestaran (el 11 de julio)”, contó Díaz a CubaNet.

“Sin embargo, me soltaron porque no hay pruebas ninguna: yo no aparezco por ningún lado [fotos y videos de las protestas] no he publicado nada en mi perfil [de redes sociales], así que es mi palabra contra la de ellos”, acotó.
Luego de que el régimen reprimiese a los manifestantes del 11J, ha recrudecido el acoso a periodistas independientes.
Unos 11 reporteros no estatales fueron apresados a raíz de las protestas. 

Los arrestos comenzaron el 11 de julio con la detención del colaborador de ADN Cuba, Héctor Luis Valdés Cocho y Maykel Gonzalez Vivero en La Habana, en Matanzas Orelvys Cabrera y en Camagüey, Henry Constantín, Iris Mariño, Niefe Rigau y Mario Félix Ramírez. Mientras que en Guantánamo eran detenidos Niober García y Rolando Rodríguez Lobaina de Palenque Visión. 

El día 12 de julio fue detenida arbitrariamente la reportera Camila Acosta en la capital.

Las últimas detenciones ocurrieron el 15 de julio; fueron detenidos Alberto Corzo, en Matanzas, y Pedro Luis Hernández, en Sancti Spíritus.