¿Por qué recetan medicamentos que no hay?: una odisea por la Azitromicina en Cuba
El cubano Marco Antonio Morán se pregunta por qué los médicos de la Isla recetan medicamentos que no están disponibles. A su hijo le indicaron Azitromicina contra la neumonía, pero no logró conseguir el medicamento
Marco Antonio Morán Peregrín, residente en Guantánamo. /Foto: ADN CUBA

 

Marco Antonio Morán Peregrín reside en Guantánamo, en el extremo oriental de Cuba, y se pregunta por qué los médicos de la Isla recetan medicamentos que no están disponibles en el país.

Con un periódico Granma en la mano que asegura que “no estamos ante un nuevo Periodo Especial, Morán se pregunta además por qué faltan los medicamentos si el artículo dice que “todo está ok”, y “todo está estable”.

Entrevistado por ADN Cuba, el hombre relata lo que parece ser una odisea para conseguir el antibiótico que necesitaba su hijo. En septiembre último acudió al Hospital Infantil Pedro Agustín Pérez, donde a su hijo le diagnosticaron Neumonía.

“Le mandaron antibióticos, el antibiótico que le mandaron fue Azitromicina. Cuando salimos de la consulta fui a la farmacia que está frente al Hospital Infantil, (…) y me dijeron que allí no había”, cuenta Morán, quien pidió que llamaran por teléfono a otras unidades del territorio, como está establecido, para localizar el medicamento. Sin embargo, en ninguna farmacia había este antibiótico.

Luego del fiasco, el hombre se dirigió personalmente a otras farmacias de la ciudad, pero igual fue en vano. En la última unidad que visitó, la farmacéutica le dijo que no hiciera más esfuerzos, que ese medicamento no estaba disponible en Guantánamo.

 

 

“¿Si la Azitromicina está en falta, por qué los médicos la recetan?” Se pregunta Marco Antonio, y considera que los médicos deberían tener un listado de los medicamentos en falta, para poder recetarles a los pacientes medicamentos que sí podrán comprar después en la red de farmacias.

Por otra parte, al hijo de Morán solo le dieron una receta para tres pastillas, cuando el tratamiento del menor, según alega, llevaba un ciclo de seis.

El afectado lamenta también que con “la situación de transporte que hay”, la gente tenga que ponerse a caminar a buscar medicamentos que no existen en las unidades comerciales o los almacenes.

Morán resolvió parcialmente su problema gracias a la solidaridad de vecinos que le regalaron otros antibióticos “que no son tan eficaces ni tan rápidos como la Azitromicina, ayudaron al niño a superar paulatinamente la infección.

Marco Antonio aprovechó para denunciar también la persistencia de los revendedores de medicamentos: “Cómo los obtienen, no sé”, refirió.

Sobre la escasez de medicamentos y la reventa de los mismos, los cubanos se han quejado desde diversas regiones del país. Las autoridades han reconocido deficiencias y retrasos, pero aseguran que de manera general no existe un déficit grave, a pesar de las denuncias de la población, y recurren a estrategias paliativas como organizar las colas.