Régimen cubano muestra apoyo a su par de Kazajistán ante protestas

Bruno Rodríguez mostró en Twitter el apoyo del régimen que representa a su par de Kazajistán y suscribió la versión de éste de que las protestas son instigadas desde el exterior
Régimen apoya a par kazajo ante protestas
 

Reproduce este artículo

El régimen cubano mostró este viernes su apoyo a su par de Kazajistán ante las protestas antigubernamentales que durante días sacudieron al país centroasiático y en las que murieron decenas de manifestantes y agentes de la ley.
  
“Condenamos los recientes hechos de violencia ocurridos en la República de Kazajstán, instigados desde el exterior para subvertir el orden interno y desestabilizar al gobierno constitucional de ese país amigo”, escribió en Twitter el canciller cubano, Bruno Rodríguez, en lo que constituye el posicionamiento formal del régimen de la isla respecto a lo acontecido en la exrepública soviética.

La visión de las protestas en Kazajistán de Rodríguez es coincidente con la del presidente de ese país, Kassym-Jomart Tokayev, quien ha referido a los manifestantes como “terroristas” y “delincuentes” animados desde el exterior del país para sembrar el caos y subvertir el orden.

Tokayev, confirmó el viernes que autorizó el uso de la fuerza letal contra aquellos que persistan en seguir manifestándose en las calles y descartó el diálogo con los manifestantes por tratarse de un "despropósito".

"¿Qué negociaciones se pueden mantener con criminales, con asesinos?", cuestionó el mandatario, que para frenar las protestas solicitó el envío de tropas a Rusia y los aliados de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC), un instrumento militar del que forman parte varias exrepúblicas de la extinta URSS.

Las protestas en Kazajistán comenzaron el pasado fin de semana, cuando los precios del combustible casi se duplicaron. Sin embargo, el carácter generalizado y violento de las manifestaciones refleja una tensión más fuerte en el país, cuyo régimen es referido como uno autoritario, en el que la mayoría de las elecciones las gana el partido gobernante con cerca del 100 por ciento de los votos y sin dar opciones reales para la existencia de una oposición política efectiva.

El Ministerio del Interior kazajo informó que en las protestas han muerto 26 manifestantes y otros 18 han resultado heridos, mientras que 3.000 personas han sido detenidas. 

Asimismo, según las cifras oficiales, 700 agentes de las fuerzas del orden han resultado heridos y 18 han muerto.

Tokayev declaró el viernes que la situación estaba principalmente controlada, con el orden “restablecido en todas las regiones del país” y las “autoridades locales” de nuevo bajo control.

Críticas de internautas cubanos

El apoyo de Rodríguez y el régimen al gobierno kazajo y su represión a las protestas, argumentando injerencias desde el exterior, fue criticado en redes sociales por varios internautas cubanos.

Desde la perspectiva de estos, el tuit del canciller cubano es una muestra del doble rasero de la política interior y exterior de la isla, a ojos de la cual sólo son legítimas las manifestaciones en naciones democráticas y capitalistas.

“Si fuese en Francia dijeras que es legítimo porque el pueblo se cansó del capitalismo, ahhh, pero es en una dictadura como la vuestra y tienes que defenderla y echarle la culpa a Estados Unidos”, escribió un usuario a modo de comentario en el tuit de Rodríguez, mientras que otro refirió que “si el pueblo se tira a las calles a protestar por los precios del combustible en ‘Alemania’, esas sí son protestas populares; si es en uno de sus amiguitos, es injerencia”.

“Ustedes dan vergüenza... mírense en ese espejo, su final está cerca”, espetó en Twitter a Rodríguez el licenciado en Microbiología y activista cubano Magdiel Jorge Castro, aludiendo indirectamente a la actuación del régimen cubano frente a las protestas antigubernamentales que se produjeron en la isla el pasado 11 de julio.

De manera similar al gobierno kazajo, el cubano argumentó en ese entonces que las manifestaciones fueron instigadas desde el exterior, principalmente Estados Unidos, para desestabilizar al país y subvertir el orden constitucional.

Bajo esa línea argumental, 1.339 personas fueron detenidas por participar en las protestas, de las cuales al menos 710 continuaban arrestadas hasta el 3 de enero, según el Centro de Información Legal Cubalex.

La ONG Prisoners Defenders registró la existencia de 842 presos políticos en Cuba al cierre de 2021, entre ellos unos 132 detenidos y procesados bajo el cargo de “sedición”. 

Hasta el momento, al menos 137 prisioneros han sido sentenciados con penas de más de diez años de privación de libertad.