“Preocupante y peligroso”: cubanos reaccionan a amenaza militar rusa

“Las debilidades rusas de la élite política cubana constituyen el verdadero peligro a nuestra seguridad nacional”, declaró el Consejo para la Transición Democrática en Cuba
Ejército ruso realiza ejercicios militares en junio de 2021. Foto: Shutterstock/Sergey Rusanov
 

Reproduce este artículo

Los cubanos fueron sorprendidos este jueves por las declaraciones del viceministro ruso de Asuntos Exteriores, Sergei Ryabkov, quien no descartó el despliegue de infraestructura y tropas militares en la isla o en Venezuela, para presionar a los Estados Unidos.

Ryabkov comentó este 13 de enero en Ginebra que es posible un despliegue de tropas Cuba y Venezuela si aumentan las tensiones de Moscú con Washington. “No quiero confirmar nada ni descartar nada (…). Depende de las acciones de nuestros homólogos estadounidenses”, dijo el alto funcionario en una entrevista con RTVI.

Recordó que Vladimir Putin ha amenazado con medidas que se pueden tomar en conexión con la Armada rusa, “si las cosas van completamente en la dirección de provocar a Rusia y fortalecer aún más la presión militar” sobre Moscú.

“¿Y por qué no hay nadie de Cuba ubicando [en su lugar] a Putin, por qué no se ha pronunciado [el presidente] Díaz-Canel?”, se preguntó, al conocer la noticia, un ingeniero que trabaja en una empresa mixta y prefiere el anonimato, para evitar represalias.

El joven preguntado por ADN Cuba opina que las declaraciones del funcionario ruso son una “falta de respeto mayúscula” a la soberanía de los cubanos.

“Sin van a desplegar tropas sí podría ser fatal, porque podría provocar una guerra y más ahora con la crisis de pandemia”, dijo un taxista a euronews.

El intelectual y activista prodemocracia Manuel Cuesta Morúa opina que es “muy preocupante y muy peligroso” lo dicho por el vicecanciller ruso, y también el silencio del gobierno cubano.

Con el incidente, dijo, “Rusia nos vuelve a humillar como nación (…). Ahora esta es una humillación doble, porque las autoridades cubanas se humillan frente a un imperio como Rusia, para tratar de participar de algún modo en el nuevo conflicto de Guerra Fría entre potencias”.

Morúa, vicepresidente del Consejo para la Transición Democrática en Cuba (CTDC), cree que “deberíamos estar concentrados en los grandes problemas nacionales. Este gobierno no defiende la soberanía de la nación. La contradicción cruel y paradójica es que está acusando a decenas de jóvenes por 'sedición' un gobierno que está dispuesto a vender la soberanía de Cuba”.

Según el escritor y periodista Jorge Enrique Rodríguez, en los últimos años “Putin ha retrocedido en el tema diplomático, no sabe maniobrar bien con sus respuestas a las sanciones y la confrontación que el mundo libre le hace. Su diplomacia está basada más en un tono belicista, en vez que uno conciliador. A Putin le importa poco si llega a una confrontación militar. Lo que está haciendo es gravísimo”.

El exdiplomático cubano Carlos Alzugaray, afín al gobierno comunista, minimizó la amenaza del viceministro ruso en una entrevista difundida por euronews: “No hay ninguna amenaza de que esto sea un plan, sino simple y sencillamente es una advertencia para que los norteamericanos se pongan en el lugar de los rusos”.

En cambio, Cuesta Morúa se pregunta: “¿El gobierno cubano quiere la Base Naval de Guantánamo para vendérsela a los rusos? La respuesta parece muy clara. (...) Debemos recuperar la soberanía de las manos del Partido Comunista”.

El Consejo para la Transición Democrática emitió una declaración este viernes, a la que tuvo acceso ADN Cuba, donde criticaron que el régimen “regresa a la arrogante genuflexión al servicio del imperialismo ruso en su más arcaica expresión: la expansión territorial”.

Según el CTDC, “como hace 60 años, el discurso de la soberanía no es más que la coartada para la doble ambición del poder absoluto y de la representación mundial del antinorteamericanismo. (…) El Partido Comunista cubano es una vergüenza nacional”.

“Las debilidades rusas de la élite política cubana constituyen el verdadero peligro a nuestra seguridad nacional”, añade el comunicado del CTDC firmado, además de Cuesta Morúa, por las activistas Marthadela Tamayo, primera vicepresidenta; y Elena Larrinaga, de la secretaría de Relaciones Exteriores.

Hasta el momento de publicar esta nota, las autoridades del régimen cubano no se habían pronunciado sobre la amenaza hecha por la Cancillería rusa.

En 2014 el coronel Alejandro Castro Espín, hijo del general Raúl Castro, viajó a Moscú y firmó en nombre de Cuba una alianza militar con el Consejo de Seguridad de la Federación Rusa.

“La situación en el mundo está cambiando rápidamente y es dinámica, por eso vamos a tener la posibilidad de reaccionar con rapidez”, dijo entonces el general Nikolai P. Patrushev, secretario del Consejo, colaborador de Putin en la KGB y exdirector del Servicio Federal de Seguridad (FSB), informaron medios rusos.

Este jueves Rob Bauer, presidente del Comité Militar de la OTAN, consideró “preocupante” que Rusia pudiera desplegar misiles en Cuba o Venezuela por sus implicaciones para la seguridad de los aliados.

“No es territorio de la OTAN, Venezuela y Cuba, pero puedo imaginar que hay países, aliados, que están preocupados por tal posibilidad”, dijo el almirante Bauer en una conferencia de prensa.

Por su parte Jake Sullivan, asesor de seguridad nacional del presidente Joe Biden dijo que Estados Unidos respondería de forma “decisiva” si Rusia despliega infraestructura militar en Cuba o Venezuela.

En rueda de prensa, Sullivan añadió que no se habló del tema durante las conversaciones que Washington y Moscú mantuvieron en la última semana, y dijo que el asunto es una “fanfarronada” del viceministro de Exteriores ruso, que no debe tomarse demasiado en serio, reportó EFE.