Castrismo arremete contra senador demócrata Bob Menéndez

La Cancillería del régimen castrista arremetió contra el senador cubanoamericano Robert “Bob” Menéndez, porque según la dictadura es responsable de empañar su imagen ante la administración Biden
Bobo Menéndez, Senador de Estados Unidos. Foto: Reuters
 

Reproduce este artículo

La Cancillería del régimen castrista arremetió contra el senador cubanoamericano Robert “Bob” Menéndez, porque según la dictadura es responsable de empañar su imagen ante la administración Biden.

Según medios estatales cubanos, la subdirectora general para Estados Unidos del Ministerio de Relaciones Exteriores (Minrex), Johana Tablada, aseguró que el demócrata Menéndez es “responsable, como pocos, de políticas dañinas contra Cuba”.

Atribuye al Menéndez que, “sobre la base de injusticias y falsedades, entre ellos las supuestas agresiones sónicas [a diplomáticos estadounidenses], el oportunismo y chantajes a su propio partido, personas como ese senador afectan también al pueblo estadounidense y la emigración cubana”.

Arremeten contra Menéndez porque pidió al presidente Joe Biden que condicione una eventual negociación con Cuba a “mejoras en la situación de los derechos humanos y las libertades políticas", y fue uno de los principales críticos, dentro del Partido Demócrata, del acercamiento de Barack Obama con el régimen.

 

Bob Menéndez, odiado en La Habana

Las arremetidas del castrismo contra el senador demócrata son cada vez más frecuentes. El diario oficialista Granma, órgano del Partido Comunista y único de Cuba, también llamó a mediados de marzo mentiroso al senador estadounidense Bob Menéndez por alegar que el régimen de la isla “es la mayor amenaza para Estados Unidos en el continente”.

En un artículo del ex agente de la Seguridad del Estado Raúl Antonio Capote, a cargo de la sección internacional del diario oficialista Granma, aseguró que Cuba nunca será una amenaza y que el legislador demócrata de origen cubano miente, lo cual debe verse como una “recordación de que en el archipiélago no debe esperarse jamás nada bueno de quienes se dicen cubanos, pero no lo son ni en alma ni en apego a la tierra de sus padres”.

Mientras el castrismo arremete contra Menéndez, GovTrack, una plataforma dedicada a promover y analizar la labor del Congreso estadounidense, definió al senador demócrata (New Jersey) y al republicano Marco Rubio (R-Fla.) como los dos más influyentes de la cámara alta.

El estudio se basó en la cantidad de propuestas, votos a favor y apoyo bipartidista que obtuvieron ambos políticos. Por ejemplo, durante la 116 legislatura —la actual—, Menéndez introdujo 179 iniciativas a discusión, más que ningún otro senador.

A fines de marzo, el Comité de Relaciones Exteriores del Senado de los Estados Unidos, con apoyo bipartidista aprobó dos resoluciones que condenan las violaciones del régimen cubano a las libertades artísticas y de expresión.

Según un comunicado publicado en la página oficial del Senado, el senador Bob Menéndez (D-N.J.), Presidente del Comité de Relaciones Exteriores, y Rubio, Miembro de Más Alto Rango del Subcomité del Hemisferio Occidental, presentaron ambas resoluciones “expresando solidaridad con el Movimiento San Isidro (MSI), un colectivo de artistas independientes y activistas que han sido acosados por el régimen cubano por protestar por su derecho a la libertad de expresión, y la otra resolución enalteciendo a Las Damas de Blanco, un movimiento pacífico liderado por mujeres que apoya la libertad y los derechos humanos en Cuba”.

Tras la presentación en el Senado de las resoluciones, las cuales “pronto recibirán la aprobación final por el pleno”, el senador Menéndez, expresó:

“La aprobación de estas dos resoluciones (…) demuestra el compromiso inquebrantable de Estados Unidos en solidarizarse con el valiente pueblo cubano que continúa luchando por los derechos humanos a pesar de enfrentarse a la persecución, el encarcelamiento injusto y la violencia del régimen cubano”.

En una entrevista al periodista Juan Manuel Cao de América TeVé, Menéndez, sostuvo que la actual administración del gobierno estadounidense “(…) está mirando y diciendo, ¿cómo ayudamos al pueblo cubano? ¿Cómo es que realmente creamos las aperturas necesarias para la democracia respecto a los derechos humanos y que el pueblo no tenga que huir de su país?

“Si somos sinceros tenemos que ver que después de décadas de administraciones republicanas o demócratas no se ha logrado lo que queremos lograr: la libertad del pueblo cubano. Tenemos que pensar qué más podemos hacer para lograrlo. En este sentido hay varias ideas que yo le estoy dando a la administración y ellos están haciendo una revisión para una política que pudiera lograr lo que queremos para el pueblo cubano”.