Policía política cita al periodista Carlos Manuel Álvarez

El director de "'El Estornudo" contó que alguien que se identificó como teniente de una oficina de Inmigración lo llamó para informarle sobre la cita, poco después de publicar una crónica sobre el derrumbe en Jesús María
Policía política cita a periodista Carlos Manuel Álvarez
 

Reproduce este artículo

El reconocido periodista y escritor cubano, Carlos Manuel Álvarez, fue citado para mañana en la tarde con un Teniente Coronel de la Oficina de Inmigración y Extranjería de Varadero, Matanzas.

De acuerdo con Álvarez, lo llamaron hace unos minutos a su celular, alguien que se identificó como teniente de dicha oficina, para informarle sobre la cita.

"Dije que no tenía por qué acudir a una cita de carácter informal hecha a través de una llamada telefónica, que respondería solo a una citación oficial por escrito entregada personalmente y que, en cualquiero caso, yo no vivía en Varadero. El Teniente me preguntó entonces dónde vivía yo. Le dije que mi dirección oficial estaba en La Habana. Insistieron en que solo querían conversar", escribió el periodista en su Facebook.

 

 

Carlos Manuel les comentó que la forma mediante la cual lo estaban citando no era legal.

"El Teniente me dijo que buscara el número de teléfono del que me llamaban para que comprobara que, efectivamente, se trataba de Inmigración y Extranjería. Contesté que eso tampoco garantizaba nada y que eran ellos quienes debían hacer la tarea y saber cómo localizarme", agregó en la publicación.

Este lunes, Álvarez publicó un reportaje en El Estornudo titulado "Tres niñas cubanas", sobre el caso del derrumbe acontecido el pasado 27 de enero en el barrio Jesús María, que terminó con la vida de  María Karla Fuentes y Lisnavy Valdés Rodríguez, y Rocío García Nápoles.

"Hago público este evento desde ya porque creo que no debemos callar antes ningún tipo de presión política, sea de la naturaleza que sea, y para recordar y recordarnos cuál es el terreno pantanoso que pisamos los periodistas cubanos que hacemos nuestro trabajo sin responder a la línea editorial impuesta por el Partido Comunista y el gobierno del país", concluyó el escritor.