Periodistas de Alma Mater renuncian tras destitución de su director

Ávila Guerra trabajaba en Alma Mater desde 2016, según indica en su cuenta de Facebook
Ávila Guerra trabajaba en Alma Mater desde 2016, según indica en su cuenta de Facebook
 

Reproduce este artículo

Los periodistas cubanos Yoandry Ávila Guerra y Maxwell renunciaron el 26 de abril a la revista Alma Mater, luego de la destitución de su director, Armando Franco Senén, "por decisión del Buró Nacional de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC)".

Ávila Guerra, quien se desempeñaba como jefe de redacción de la revista, solo publicó en sus redes sociales que dejó de trabajar allí, sin dar detalles.

El joven reportero recibió decenas de comentarios de apoyo a su decisión. El periodista Alexis Boentes escribió: "A veces hay que recibir golpes como estos, de los que sacuden de verdad, para entender dónde estamos parados y qué es lo que realmente existe en nuestro país: una dictadura que utiliza a la prensa solo a su favor. Es una historia que se repite y se repite… que consume y apaga, que aplasta y desaparece a quienes se atreven a cruzar la línea. Pero no te canses. Tu talento está por encima de todo".

Ávila Guerra trabajaba en Alma Mater desde 2016, según indica en su Facebook. Anteriormente laboraba en el Canal Habana.

El periodista Maxwell también renunció a la revista el 27 de abril, aseguró en sus redes sociales.

"Nadie me va a hacer entender las decisiones que no tienen tras de sí las ganas de fundar. Nadie me va dorar píldora para convencerme de que —y lo digo sin vanidad— lo hicimos tan mal. Nadie me va a hacer creer que es una práctica honorable apartar y desechar cuando uno no es conveniente o se vuelve incómodo por hacer su trabajo. Nadie me va a decir que debo aceptar separaciones, silencios, firmantes de buró y ostracismos sin advertirles que solo espero que sean conscientes y consecuentes con lo que han hecho, y con el saldo que dejan sus acciones", explicó.

Maxwell añadió que "nuestra Alma Mater —que es también la de Mella, aunque algunos no lo puedan asumir— no fue ni pretendió ser perfecta. Fue lo que fue. Y lo fue, también, gracias a Armando Franco Senén".

"Armando es un tipo guapo, que no repara en decir tal como le vienen las palabras a la boca porque las dice convencido, es un tipo que sabe fundar y comprometer con las causas útiles. Armando es mi amigo, sí, porque hemos sabido construirlo poniendo por delante lo que nos une e intentando poner en consonancia en las que no concordamos. Armando es un hombre al que admiro. Con él entré a esa redacción que hoy amo, y también con él salgo de ella. Han sido buenos tiempos. Y ya veremos cómo vienen los próximos cinco años", concluyó.

Franco Senén fue destituido de su cargo el pasado 26 de abril, lo que ha provocado cientos de reacciones entre seguidores del régimen y también opositores.

"Por decisión del Buró Nacional de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC), Armando Franco Senén fue liberado de sus funciones como director de la revista", señaló la nota de Alma Mater.