Luis Manuel Otero: “Las puertas de mi casa están abiertas para el que quiera venir”

El artivista Luis Manuel Otero Alcántara, a través de una trasmisión en vivo, invitó a los cubanos a entrar en su mundo, a unirse para visitarle en Damas 955 donde el régimen le tiene sitiado.
Otero llama a la unión de los cubanos
 

Reproduce este artículo

El artivista Luis Manuel Otero Alcántara, a través de una trasmisión en vivo, invitó a los cubanos a entrar en su mundo, a unirse para visitarle en Damas 955 donde el régimen le tiene sitiado.

Las puertas de mi casa están abiertas para el que quiera venir, despedirnos y conversar. No tengo ninguna prueba que me diga que estoy preso en mi casa.

Lo que hay que hacer es unirse, tengo varios amigos que han querido venir, si quieren eso únanse, por favor. Vamos a limar todas las asperezas. Si quieren venir vengan juntos, el régimen no puede con todos nosotros. Ya se ha demostrado.

Vamos a unirnos y a conectarnos”, sentenció.

Sobre la represión que la dictadura ha desatado sobre él en la semana anterior dijo que no hubiese pasado si miles se le hubiesen unido en la defensa de los derechos vulnerados del pueblo cubano.

“La huelga es un mecanismo de lucha, voy a poner mi vida en riesgo para recuperar mis obras porque para mí el arte lo es todo”, dijo el coordinador del Movimiento San Isidro (MSI).

No voy a permitir que ellos rompan mis obras, si lo hicieron van a indemnizarme y ese dinero lo voy a emplear en el barrio de San Isidro que han sido víctimas de la vigilancia”, dijo.

También demandó que le retiren la cámara que el régimen instaló desde hace meses frente a su domicilio, esas son sus peticiones para deponer su ayuno.

En el rostro de Otero Alcántara se evidencia la pérdida de peso tras cinco días de huelga de hambre y sed. Su voz también languidece durante el video.

“Yo no puedo hacer arte para meterlo debajo del colchón de mi casa, porque mi arte es un elemento vivo, mi arte tiene que interactuar con la gente. Ya no me siento seguro dentro de mi casa, y eso no es vida. Eso es muerte, te quieren tener como un zombie cívico, apresado en el garrote vil”, señaló.

Otero Alcántara señaló que el gobierno lo que quiere es presionarlo hasta que pierda la cordura o enviar a agentes a golpearlo.

Contó que ayer 28 de abril tuvo que poner los pies en agua para sentir alguna mejoría pues su cuerpo ya comienza a sentir los efectos de la deshidratación.

Luego de varios días sin ingerir alimentos y beber líquidos, Otero Alcántara siente como su cuerpo se debilita. 

“Estoy agotado, este es mi quinto día y no voy a deponer la huelga. No voy a emigrar, para mí no es una solución. Yo tengo que morirme aquí. Ya no puedo ni pintar en mi casa.

Eso no es vida para mí. Estoy listo para dar la vida”, afirmó en la directa de Facebook.

“Prefiero encomendarme a mis amigos y a quienes quieren luchar por sus derechos y sacar al régimen a que sacar ese átomo de sensibilidad o cedan, porque ellos son machos-alfa, machistas. No ceden porque es reconocer su error, es su error: entraron a mi casa y rompieron mi arte, mi propiedad intelectual” enfatizó sobre el régimen al que considera machista y opresor.

LMOA y su protesta por el arte

Luis Manuel Otero Alcántara inició la huelga de hambre y sed en reclamo por sus derechos humanos, civiles y políticos, vulnerados por 26 días consecutivos de vigilancia policial, arresto domiciliario y detenciones arbitrarias.

El líder del MSI realiza la huelga de hambre y sed en su residencia, ubicada en el barrio de San Isidro en La Habana Vieja, sitiado por la policía política, que ha desplegado un fuerte operativo a su alrededor y ha detenido a todo el que intente acercarse o protestar pacíficamente en favor de LMOA.

Otero Alcántara ha sido arrestado arbitrariamente cada día de la semana anterior y hasta amenazado de muerte. Cuando ha intentado pasar el cerco policial impuesto en los alrededores de su vivienda, para salir a exigir a los represores castristas la devolución de las obras que le fueron incautadas durante una invasión ilegal a su casa, ha sido detenido y llevado hacia diferentes mazmorras.