ONU dona mil termómetros al régimen cubano

Esta ayuda tiene como destino círculos infantiles, instituciones docentes con régimen interno, y también escuelas externas con una elevada matricula
Esta ayuda tiene como destino círculos infantiles, instituciones docentes con régimen interno, y también escuelas externas con una elevada matricula
 

Reproduce este artículo

Este 23 de febrero el Ministerio de Educación (MINED) de Cuba recibió un donativo de 1000 termómetros infrarrojos por parte del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), según informaron medios de prensa y propaganda del régimen.

La donación tiene como objetivo contribuir al enfrentamiento a la pandemia de la COVID-19 en Cuba.

"Los 1000 termómetros infrarrojos se distribuirán para completar la cobertura de estos equipos en todos los círculos infantiles del país", reseñó la plataforma oficialista Cubadebate.

Por su parte Mary Carmen Rojas Torres, jefa del Departamento de Salud Escolar del MINED, agregó que una parte de esta ayuda será para las instituciones docentes con régimen interno que cuenten con una matrícula superior a 100 estudiantes, y también para las escuelas externas con más de 200 estudiantes.

La contribución fue entregada directamente por la Oficina del Fondo de Población de las Naciones Unidas en Cuba, incluyendo además, materiales educativos, con el propósito de ayudar a que las escuelas en la Isla sean más seguras ante el azote de la COVID-19.

Estos insumos incluyen unos 6.000 plegables que serán distribuidos entre el personal docente de las escuelas de secundaria básica y de nivel medio del país.

Hay que destacar que estos materiales donados se enmarcan en el contexto de una campaña educativa en la que el UNFPA trabaja de manera conjunta con el MINED, contando además con el apoyo de un equipo técnico perteneciente a la Sección de Orientación de la Sociedad Cubana de Psicología.

Los materiales buscan promover "la salud integral de adolescentes, jóvenes y docentes, desde la perspectiva de género y de derechos, y en la creación de entornos familiares y escolares libres de violencias", refirió Cubadebate y agregó que "en particular, de la violencia basada en género, así como en la potenciación de la capacidad de resiliencia en estas poblaciones".

Mary Carmen Rojas alegó que el donativo contribuirá "a que nuestros niños, niñas, adolescentes y jóvenes, continúen con las garantías de salud y educación que disfrutan en nuestro país, donde lo más importante es el ser humano", aunque cualquiera que conozca la situación de Cuba sabe que esto no son más que palabras, porque está muy lejos de la realidad que para el régimen de los Castro los cubanos sean prioridad en algo, más allá de su interés de mantenerse al frente de los destinos del país.