¿Por qué más balseros siguen intentando llegar a EEUU pese al peligro y las leyes?

Muy a pesar de que se mantiene en vigor la política de detener cualquier intento de ingreso irregular al país y su posterior repatriación, el número de cubanos que opta por la vía marítima ilegal para llegar a EEUU ha aumentado en meses recientes
Estos cinco cubanos navegaron durante 16 días en una balsa improvisada hasta llegar a costas de EEUU. (Foto: Distrito 7 de la Guardia Costera)
 

Reproduce este artículo

Muy a pesar de que se mantiene en vigor la política de detener cualquier intento de ingreso irregular al país y su posterior repatriación, el número de cubanos que opta por la vía marítima ilegal para llegar a EEUU ha aumentado en meses recientes.

Hansel Pintos, vicedirector de Relaciones Públicas del Séptimo Distrito de la Guardia Costera de EEUU, que abarca desde el área del Caribe y Cayo Hueso hasta los estados de Georgia y Carolina del Sur, admite que la estadística demuestra una tendencia al incremento en la cantidad de cubanos que intenta arribar a las costas del sur de Florida, a sabiendas de que la política y las regulaciones se mantienen invariables.

“En el año fiscal 2021, que comenzó el 1 de octubre de 2020, y hasta la fecha, solo la Guardia Costera como agencia interceptó a 72 cubanos en las inmediaciones del Estrecho de Florida. Siguiendo la política vigente, todos fueron repatriados”, dijo Pintos a Radio Televisión Martí.

Sin embargo, agregó que la cifra llega a 176 cuando se tabula el total de cubanos rescatados en el mar en coordinación con otras agencias estadounidenses, y con países socios en la región.

El caso más reciente se reportó el domingo último, cuando un grupo de 8 personas de nacionalidad cubana, entre los que había dos embarazadas, fueron rescatados frente al condado de St. Lucie, informó la Oficina del Sheriff del Condado Martin en la Florida.

“Siempre aprovechamos para reiterar, a manera de recordatorio, que la Guardia Costera continúa patrullando, vigilante e interceptando a migrantes que intentan ingresar ilegalmente a EEUU. Como organización humanitaria, nuestra labor prioritaria es conservar y salvar vidas, pero migrante que sea interceptado, independientemente de su nacionalidad, migrante que será repatriado a su país de origen”, recalcó el funcionario.

Remarcó que los traficantes de personas no tienen como prioridad la seguridad ni la vida de los migrantes que llevan en sus embarcaciones por las peligrosas aguas del Estrecho de Florida.

“Aquellos que arriesgan sus vidas en travesías ilegales les decimos, simplemente, que el riesgo no vale la pena”, aconsejó Pintos.

De estas capturas recientes, destaca el aparatoso rescate de tres náufragos cubanos que sobrevivieron 33 días bebiendo agua de coco y comiendo crustáceos y ratas en un islote deshabitado al sur de Miami.

Peor vida en Cuba y más confianza en la nueva administración de EEUU

 

A juicio del doctor Jorge Duany, Director del Instituto de Investigaciones sobre Cuba de la Universidad Internacional de Florida (FIU), este incremento de balseros cubanos se debe a una combinación de factores: la creciente desesperación de buena parte de la población por el deterioro de sus condiciones de vida y la ilusión de llegar a Estados Unidos bajo una presidencia más tolerante hacia la migración indocumentada.

“Por un lado, las condiciones de vida en Cuba han empeorado sustancialmente durante el último año por de la pandemia del coronavirus, la recesión económica y las sanciones impuestas por la administración de Donald Trump. Además, el presidente Joe Biden parece haber despertado las esperanzas de muchos cubanos de emigrar a Estados Unidos”, explicó Duany.

En opinión del profesor, a esta situación habría que añadir las repercusiones políticas de las medidas implacables adoptadas por las autoridades cubanas contra protestas pacíficas, como las protagonizadas por el Movimiento San Isidro en La Habana.

No obstante, argumentó, no hay ninguna indicación oficial de parte de la Casa Blanca de que tenga intenciones de restaurar la política de “pies secos, pies mojados” cancelada por el presidente Barack Obama en enero de 2017.

“Por el momento no parece que surgirá una nueva “crisis de balseros”, porque el régimen de La Habana probablemente no permitirá la salida de miles de personas sin visas estadounidenses (como lo hizo durante el verano de 1994), y porque Washington no aceptará su ingreso a territorio de EEUU de manera indiscriminada”, pronosticó Duany.

Entre 1 de octubre de 2014 al 30 de septiembre de 2015 llegaron a EEUU 43.159 cubanos.

¿Tiene el balsero interceptado en el mar derecho a pedir una entrevista de miedo creíble?

 

En este sentido, el protocolo de la Guardia Costera prevé que todo migrante interceptado tiene la oportunidad de buscar y recibir protección contra la persecución o la tortura.

“Los inmigrantes interceptados en el mar son puestos bajo la custodia de la Guardia Costera hasta que un equipo inter agencias determine sus próximos pasos. Según dictamine la Dirección de Inmigración (USCIS), los migrantes interceptados que no prueben tener un temor creíble de persecución o tortura son repatriados a su país de origen”.

“Con tal que la persona diga que viene huyendo de la persecución de un gobierno, tienen que hacerle la entrevista de miedo creíble. Lo que pasa es que cuando le preguntan, en la mayoría de los casos, dicen que el problema es que aquello está malo, no tengo trabajo y simplemente queda inhabilitado para el asilo”, dijo la abogada experta en temas de inmigración, Grisel Ybarra.