"No me mandes dinero que no tengo en qué gastarlo": cubana relata sufrimiento de su familia
La madre y hermana de Betsy Camino quedaron encerradas en Cuba por culpa de la pandemia. Ambas tuvieran que enfrentar el infierno de escasez típico de la Isla
Betsy Camino

No me mandes dinero que no tengo en qué gastarlo”, esas son las palabras de la madre de Betsy Camino, la modelo y bailarina cubana residente en Chile, cuando la artista habla con ella por teléfono. 

Camino lo confesó recientemente en el programa Sigamos de Largo, que emite la televisora chilena Glamorama, donde dio a conocer detalles sobre cómo vive su familia los avatares de la pandemia en Cuba. 

“Mi mamá se fue 15 días de vacaciones con mi hermana a Cuba, porque mi hermanita se fue a casar. Y le tomó este tema del coronavirus y todo este tiempo, desde enero hasta ahora, no veo a mi familia porque están atrapados allá”, declaró.

“Hay casa, gracias a Dios mi hermanita está en mi departamento y mi mamá está en la casa de campo, pero la situación alimenticia está mal”, relata.

Además, dijo que en Cuba hay “muy buenos doctores, las personas no tienen que ir a atenderse a los hospitales para evitar el contagio, sino que en cada barrio hay como 20 doctores que van directamente a la casa a atenderlos, pero la comida es muy mala, está escasa”.

Asimismo, aseguró sentirse “culpable”, porque cuando llegó a Chile, hace cuatros años, “podía comer carne, cerveza, todo. Yo decía ‘¿cómo voy a comer esto y mi familia no?’, ni siquiera mandándoles dinero”. Por lo mismo, la bailarina dijo que esos sentimientos volvieron a surgir: “Sé que están mal y vuelve toda la angustia”.

La situación que vive la familia de Betsy, aún peor, es la de muchos cubanos que ni siquiera pueden recibir remesas del extranjero. Aunque la escasez es parte inseparable del sistema desde la caída del campo socialista en 1990, la crisis provocada por la pandemia la agravó. 

Medios independientes y usuarios en redes sociales denuncian que las tiendas y mercados están prácticamente vacíos. Faltan los productos de aseo personal, alimentos y medicamentos. Las filas para comprar alimentos —por razones obvias, los más buscados— son una constante para el cubano llano.

Algunos cubanos “habilidosos” —pillos, como les llaman en otras partes de Hispanoamérica— venden sus turnos en las filas a los más urgidos de tiempo. Otros, acaparan productos, dejando así al resto sin posibilidad de compra. 


El último informe de las autoridades sanitarias en la isla confirmó 38 casos más de coronavirus, al cierre de este domingo 31 de mayo, para un total de 2083 infectados.

Se encuentran ingresados en hospitales para vigilancia clínica epidemiológica 429 pacientes. Otras mil 728 personas se vigilan en sus hogares, desde la Atención Primaria de Salud.

Hasta el momento han fallecido hasta la fecha un total de 83 personas a causa de la Covid-19: un italiano, un ruso y 81 cubanos. En los últimos 15 días las provincias con mayor tasa de incidencia de casos de coronavirus han sido La Habana, Matanzas, Artemisa, Ciego de Ávila y Villa Clara.