Guardia Costera de EEUU suspende búsqueda de 10 cubanos perdidos en el mar

La Guardia Costera y otras fuerzas participantes decidieron suspender las operaciones tras más de 123 horas de realización de varios patrones de búsquedas y hasta tanto aparezca nueva información sobre el posible paradero de los migrantes.
Labores de búsqueda de balseros desaparecidos. Foto de cortesía: U.S. Coast Guard District 7
 

Reproduce este artículo

La Guardia Costera de Estados Unidos suspendió a las 20:00 horas de este sábado la búsqueda de 10 cubanos desaparecidos desde el jueves aproximadamente a 16 millas al sur de Cayo Hueso.

De acuerdo con la entidad, se decidió suspender las operaciones tras más de 123 horas de realización de varios patrones de búsquedas y hasta tanto aparezca nueva información sobre el posible paradero de los migrantes.

En las operaciones participaron efectivos y equipamiento de la Guardia Costera, el Ejército, la Fuerza Aérea, la Aduana y Protección Fronteriza, y la Comisión de Pesca y Vida Silvestre de Florida.

Las búsquedas cubrieron aproximadamente 8 864 millas cuadradas, una superficie cercana al tamaño de Nuevo Hampshire, detalló la Guardia Costera en un comunicado oficial.

Según afirmó el capitán Adam Chamie, comandante del sector Cayo Hueso, “la Guardia Costera, el Departamento de Defensa asociado y las tripulaciones de las agencias locales buscaron continuamente durante los últimos tres días para localizar a las 10 personas desaparecidas”.

“La decisión de suspender una búsqueda siempre es difícil y se toma después de una cuidadosa consideración de todos los hechos. Nuestro más sentido pésame para las familias y seres queridos afectados por esta tragedia”, agregó.

La búsqueda de los 10 balseros cubanos inició el jueves, luego de que el equipo del Guardacostas Resolute, que realizaba un patrullaje de rutina, detectara a varias personas en el agua y alertase a los observadores del Sector Cayo Hueso.

Aproximadamente a las 13:00 horas, los ocho sobrevivientes informaron que salieron el domingo del puerto de Mariel, en Cuba, y su embarcación se volcó en algún momento del miércoles por la noche. Según adujeron, 10 compañeros de travesía estaban desaparecidos en el agua.

La Guardia Costera logró recuperar los cuerpos de dos de ellos, fallecidos como consecuencia del naufragio.

Crece migración ilegal por mar

Desde el 1 de octubre de 2020, la Guardia Costera ha interceptado a 183 cubanos que intentaban llegar a EEUU a través del Estrecho de la Florida, muchos más que todos los interceptados en el año fiscal 2020, cuando apenas sumaron 43.

“Hemos visto un aumento del 80 por ciento en la actividad migratoria desde enero, en relación con los últimos años”, aseguró Adam Chamie en un comunicado previo respecto al aumento de cubanos que se lanzan al mar.

Tras la eliminación de la política de “pies secos, pies mojados”, los balseros cubanos no podrán legalizar su estatus migratorio fácilmente y tendrán que pasar por el proceso de cualquier migrante ilegal que llega a Estados Unidos.

Recientemente la Guardia Costera señaló que los balseros con temor a sufrir represión en Cuba pueden optar por asilarse políticamente en Estados Unidos y no ser deportados.

Estos migrantes deben comunicar su miedo a regresar a Cuba a los guardacostas y estos los pondrán en contacto con el Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos, quien enviará a un oficial de migración a entrevistarle en la nave o lo hará vía telefónica.

“Los extranjeros que requieren protección contra la persecución o la tortura en su país de origen no son repatriados como parte de una política establecida hace mucho tiempo”, subrayó Radio Televisión Martí a raíz de las declaraciones de un portavoz del Séptimo Distrito de los guardacostas con sede en Miami.

Al incremento del número de balseros cubanos en el actual año fiscal contribuye la agudización de la crisis crónica de la isla. Como consecuencia de la pandemia de coronavirus y la pérdida de los ingresos derivados del turismo, Cuba adolece una escasez de alimentos y productos de primera necesidad más severa de lo habitual.