Cubanos prisioneros en Bahamas inician huelga de hambre y sed para exigir su repatriación
Alrededor de “46 cubanos, de los cuales hay algunos que llevan 9 meses que no ven a sus familiares” están retenidos en un centro para migrantes en Bahamas y el régimen de La Habana prohíbe hasta el momento su repatriación
Cubanos prisioneros en Bahamas inician huelga de hambre y sed para exigir su repatriación
 

Reproduce este artículo

A la redacción de ADN Cuba llegó un video donde se puede observar a un grupo de 13 cubanos, retenidos en un centro para migrantes en Bahamas, que exigen ser repatriados a Cuba.

Algunos llevan más de nueve meses esperando una solución por parte de las autoridades consulares del régimen cubano en ese país.

“Solicitamos ayuda, ya que nuestro cónsul vino hoy aquí y no nos dio respuesta. Hay 46 cubanos, de los cuales hay algunos que llevan 9 meses que no ven a sus familiares”, explica uno de los jóvenes.

El portavoz del grupo de migrantes refirió que desde la sede diplomática les habían asegurado el retorno a Cuba cuando se restablecieran los vuelos “y sin embargo, hoy vino aquí [el cónsul] y nos dio como respuesta que nuestro país no está preparado para aceptarnos como repatriados”.

“Tomamos la decisión, bajo nuestra responsabilidad, porque sabemos lo que estamos haciendo y nos hemos plantado. No estamos tomando agua, ni comida, porque estamos exigiendo que nos lleven a nuestro país” declaró el portavoz del grupo de cubanos. Igualmente, cuestionó que las autoridades no acepten la repatriación y sin embargo continúa llegando turismo a Cuba.

“Nosotros somos cubanos, aunque hayamos tomado la decisión de abandonar el país por las situaciones económicas, no quiere decir que no seamos cubanos. Tenemos derecho a estar en nuestro país”.

El grupo que se ve en el video al que tuvo acceso ADN Cuba, son en su mayoría residentes del municipio villaclareño de Caibarién, salieron de forma ilegal por la costa buscando llegar a Estados Unidos, debido a la aguda crisis social y económica que vive la nación.

También de Caibarién, ciudad en el centro de Cuba, partió en el mes de agosto una embarcación con ocho personas, entre ellas dos niños, pero la expedición desapareció en el intento de llegar a los EE.UU.

Otro grupo de balseros cubanos están desaparecidos desde la madrugada del 9 de noviembre, cuando se embarcaron desde Cárdenas, en la provincia de Matanzas.

La crisis social y económica agravada durante la pandemia del coronavirus, difícil de gestionar por el castrismo; la escasez de productos y la falta de expectativas futuras son algunas de las principales motivaciones de los cubanos que deciden emigrar y poner su vida en peligro, sea por mar o atravesando selvas, para tener un mejor futuro.