Crisis migratoria: un tema central para Antony Blinken en su visita a Colombia

Colombia y los Estados Unidos se comprometen a buscar una visión regional común para abordar la crisis migratoria en la región y que tiene a Colombia como país de tránsito.
Canciller de Colombia, Marta Lucía Ramírez, y el secretario de Estado de los Estados Unidos, Antony Blinken. Foto: Cancillería de Colombia
 

Reproduce este artículo

Este lunes 18 de octubre, la vicepresidenta y canciller colombiana, Marta Lucía Ramírez, y el secretario de Estado de los Estados Unidos, Antony Blinken, tuvieron una conversación telefónica en la cual “resaltaron su compromiso por acordar una visión regional común para abordar la crisis migratoria que se vive en la región”, indicó la Cancillería colombiana.

Esta semana se llevará a cabo la conferencia para tomar medidas concretas que atiendan los retos inmediatos respecto al tema migratorio, según informó Infobae este lunes.

El secretario Blinken estima pertinente “centrar la conferencia actual en entregables concretos en el inmediato plazo, en beneficio de todos los países participantes, con el compromiso de que esta actúe como primer paso para dar una discusión sobre la generación de mejores oportunidades en América Latina en el mediano plazo, así como la concurrencia de entidades multilaterales para la financiación de comunidades y países receptores”.

La canciller Ramírez ha reiterado la importancia de crear “un grupo élite de lucha contra la trata de personas e hizo énfasis en la participación de los bancos multilaterales y los países para generar desarrollo y oportunidades en América Latina”.

El objetivo es “frenar el éxodo” y atender a los migrantes con principios de humanidad y corresponsabilidad entre los países.

También se propone adelantar un censo para determinar cuántos migrantes hay en tránsito en Latinoamérica y cuál sería el costo de su atención y/o retorno.

“Los países no pueden seguir mandando migrantes para el norte como si hubiera capacidad ilimitada de recibirlos y absorberlos. Tenemos que ver cómo todos asumimos una parte de la migración propia”, dijo Ramírez a la prensa en días recientes.

La canciller colombiana informó que habló con su homóloga panameña, Erika Mouynes, para intentar llegar a un nuevo acuerdo y evaluar la ampliación del número de migrantes diarios que pueden atravesar la frontera debido a que la cuota actual es de 500, lo que ha generado la acumulación de más de 15.000 migrantes en el lado colombiano.

“Hay que incorporar a la Policía, Interpol, también a las fiscalías de otros países porque a las redes de tráfico de migrantes no les importa exponerlos a la muerte, a un naufragio, en situaciones precarias con riesgo de perder la vida”, añadió la canciller colombiana.

El flujo de migrantes, en su mayoría haitianos, ha crecido en los últimos meses, desbordando la capacidad de varios países para brindar atención humanitaria y regular su entrada. La mayoría de los migrantes que atraviesan Colombia provienen de Brasil y Chile, países a los que emigraron después del terremoto que afectó a Haití en 2010.

Durante este año se han contabilizado cifras históricas de migrantes que se dirigen hacia el norte del continente. Más de 67.100 personas cruzaron la peligrosa selva del Darién, la frontera entre Panamá y Colombia, entre enero y agosto.

En las últimas semanas los Estados Unidos deportaron a miles de migrantes, de acuerdo con la Organización Internacional para las Migraciones (OIM). Fueron deportados 7.600 haitianos, entre el 19 de septiembre y el 9 de octubre, que aguardaban en la frontera sur del país.