Médico al régimen cubano: "corazón nos sobra, lo estamos dejando en el terreno"

Un médico santiaguero se sumó a las voces de otros profesionales de la Salud que han criticado los acusaciones del primer ministros cubano Manuel Marrero Cruz.
Manuel Marrero y médico cubano Ernesto Haber Santos
 

Reproduce este artículo

Un médico santiaguero se sumó a las voces de otros profesionales de la Salud que han criticado los pronunciamientos del primer ministro cubano Manuel Marrero Cruz. El ministro culpó a la comunidad médica de la crisis sanitaria.

Ante la debacle humanitaria que vive Cuba, el galeno Ernesto Haber Santos escribió en Facebook que la patente contradicción entre las recientes palabras de Marrero Cruz y la consigna de que Cuba tiene uno de los mejores sistemas de salud del mundo.

En su análisis Haber Santos sostiene que “si el personal médico y paramédico cubano es de tal excelencia en el aspecto humano y académico como se ha dicho siempre entonces no cabe lo dicho por las fuentes oficiales, y si es al contrario, entonces la Universidad de Medicina cubana no tiene calidad y le está dando títulos a personas sin aptitud ni conocimientos mínimos para ejercer, por lo cual el orgullo de nuestra potencia médica es una falsa ilusión”.

El actual rebrote de la pandemia del coronavirus ha dejado al descubierto las grietas en la infraestructura sanitaria cubana, marcada por la escasez y el deterioro.

Nunca estuvimos sobrados de nada más que de ánimo, orgullo y amor por esta profesión. Ni siquiera antes de la pandemia”, sostuvo antes de exponer los riesgos a los que se exponen los pacientes cubanos hoy, cuando ni siquiera “hay médicos ni enfermeras suficientes para darle la vigilancia internacionalmente recomendada”.

Alguien ha visto un paciente entubado sin sedantes ni relajantes, imagínate ahora un paciente q se entuba y ventila casi despierto, que además va a estar mal alimentado, y cuando adquiera una infección respiratoria debido a la ventilación (casi imposible de evitar en cualquier lugar del mundo) lo más probable es que no tenga los antibióticos ideales por el tiempo adecuado a la dosis recomendada, la evolución es muy compleja”, mencionó. 

Ante la tan trillada frase “A Cuba ponle corazón”, el médico le cuestiona a Marrero lo siguiente: 

“¿Por qué tú crees que venimos a trabajar casi sin condiciones, muchos haciendo guardia cada tres días por un salario de aproximadamente $5500 que no alcanza ni para mal comer en un país donde los precios suben por semana? ¿Cuántos no hemos estado en zona roja sin suficientes medios de protección? ¿Quién ha tenido además que atender en el día 60 pacientes en una sala, o más de 20 graves, o 5 críticos? ¿Sabes el tiempo que se toma atender un paciente crítico? ¿Quién ha terminado por la madrugada de escribir lo que debía hacer a las 8 AM debido al volumen del trabajo? Es muy fácil analizar en tres días lo que yo tuve 15 minutos para decidir

"O no se sabe que por la situación actual hay médicos trabajando fuera de su área de desempeño y experiencia. Es muy fácil evaluar desde afuera. Tú no sabes lo que significa nada de lo que yo he mencionado. ¿Cuántos médicos y enfermeras, camilleros y licenciados han muerto, o peor aún han contagiado a sus hijos y padres? Yo he estado en zona roja con nasobuco de tela. ¡¡Qué le ponga corazón dice!! Qué pena, qué tristeza! 

"En fin: pueblo de Cuba, tus médicos son buenos, pero ellos también se equivocan. Sobretodo con la carga de trabajo que tienen y la presión a que son sometidos. Por una razón sencilla: el COVID nos superó, superó a los Estados Unidos, a España y a la conchinchina. Trabajamos con lo poco que tenemos y lo más duro que podemos. Cansados, dejando nuestra familia y poniéndola en riesgo. Pero no se está dispuesto a asumir públicamente la realidad, es mejor buscar un culpable, y por lo q veo cualquiera vale. Corazón nos sobra, lo estamos dejando en el terreno, y al paso que vamos lo tendremos que seguir dejando hasta quien sabe cuándo”, concluyó.

Médicos responden al régimen

Médicos, residentes y estudiantes de medicina y estomatología de Holguín respondieron directamente a las críticas vertidas contra el personal de la salud por el primer ministro del régimen, Manuel Marrero, y denunciaron el colapso sanitario en la provincia por la propagación del coronavirus, a la vez que demandaron recursos y respeto para cumplir cabalmente con su labor de salvar vidas.

La respuesta a Marrero y las demandas fueron presentadas mediante un video que desde el sábado circula en redes sociales y grupos de aplicaciones de mensajería. En él, 23 cubanos entre profesionales y estudiantes del sector de la salud, que se identifican y expresan sin temor alguno, mostraron su indignación con lo dicho recientemente por el alto funcionario, que acusó a los trabajadores del sector de generar más molestias en la población que la escasez de medicamentos e insumos.

Por su parte, el médico contestatario Manuel Guerra defendió a la comunidad de la que es parte:
“Marrero, ¡cuánta indignación! ¡Cómo va a culparnos a los médicos de sus barrabasadas! Le recuerdo que fue Bárbara Cruz, directora de mercadotecnia del Ministerio del Turismo, quien convidó al virus a venir a nuestras costas. 

"Han hecho que el propio Durán viole el juramento hipocrático con el fin de apoyar sus risorias campañas de reafirmación. Los médicos nos arriesgamos día a día, exponemos a nuestros familiares y a todos los que nos importan, por tal de cumplir nuestro deber, y usted en cambio nos estimula con reproches, con más exigencias, más reclamos y menos insumos. Cuba no está muriendo, ¡ustedes la están masacrando!”, dijo en un post de Facebook.