Mariela Castro ataca a Miami y a "los enemigos de la Revolución"

La directora del Centro Nacional de Educación Sexual (Censex), Mariela Castro, volvió a la carga contra los “enemigos de la Revolución” en una entrevista concedida hoy a medios cubanos.

Hay ataques para descalificar a nuestras instituciones, a personas, por ejemplo a mí (…). Entonces a partir de ahí hay gente que se le activa el chip de la moda y si de Miami hacen una campaña, aquí hay cuatro o cinco que la toman y empiezan los ataques injustos, sin fundamento, con una ignorancia y un desconocimiento profundos, que no nos ayudan a avanzar en la temática”.

Con esas palabras Castro hizo referencia a las opiniones de instituciones y especialistas críticos de la gestión del Cenesex y, en general, de la problemática de género en Cuba en la entrevista concedida al portal Cuba.Cu.

Hay mucho dinero, sobre todo proveniente del gobierno de los Estados Unidos hacia 5 iglesias evangélicas principales, que son las que están tratando de sabotear muchas iniciativas, están utilizando este término de la ideología de género, que fue creado por un obispo católico en los 60, justamente para desacreditar los avances internacionales en el campo de los derechos de las mujeres y el pensamiento de origen marxista con relación a esta temática”.

“Y nuestra Revolución, como dijo Fidel, tiene derecho a defenderse, tiene derecho a defender sus conquistas sociales, los derechos que se han logrado refrendar en la Constitución y en todo el sistema legislativo que está siendo ya cambiado a partir del cambio constitucional”, agregó la entrevistada.

Ciertamente, la hija de Raúl Castro y sobrina del difunto dictador tiene derecho a defenderse y defender a su familia, que gobierna Cuba desde hace 60 años con mano dura. A Mariela Castro le han llovido las críticas en redes sociales, por su trabajo frente al Cenesex y sus declaraciones públicas sobre muchos temas.

El 24 de octubre la Infanta llamó “cipayo dictador” al presidente chileno Sebastián Piñera luego de que pidiera perdón por los errores de su gobierno y prometiera medidas para calmar las protestas populares.


“La palabra Perdón no tiene sentido cuando sale de la boca de un cipayo dictador. El Perdón del Dictador Piñera no convence al pueblo de Chile”, declaró en su cuenta de Twitter.

Mario Pentón, periodista del Nuevo Herald, le respondió entonces: “Lo qué hay que oír. Tu tío ni siquiera pidió perdón por la UMAP ni tu padre tampoco. Ninguno de los dos fueron elegidos, por tanto, son dictadores... por tanto, de qué hablas, Mariela”.

Las declaraciones de la archiduquesa merecieron una respuesta de la directora para las Américas de Amnistía Internacional, Erika Guevara-Rosas: “mejor que condene la detención arbitraria de Nelva Isamarays y su bebé, así como la de su esposo José Daniel Ferrer, líder de la UNPACU, y de todas las personas presas por motivos políticos en Cuba”.