Isbel Díaz: 'El Cenesex no es un espacio de autonomía para la comunidad LGBT'

El activista LGBTIQ cubano Isbel Díaz Torres destacó en un conversatorio de ADN Cuba que el Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex), que dirige Mariela Castro, es un espacio que no tolera que la comunidad LGBTIQ sea autónoma.
 

Reproduce este artículo

El activista LGBTIQ cubano Isbel Díaz Torres destacó en un conversatorio de ADN Cuba que el Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex), que dirige Mariela Castro, es un espacio que no tolera que la comunidad LGBTIQ sea autónoma.

Este 17 de mayo, Día Internacional contra la Homofobia, la Lesbofobia, la Transfobia y la Bifobia, la revista dialogó con los activistas Juana Mora Cedeño, Jansel Moreno e Isbel Díaz Torres sobre las demandas de la comunidad que defienden con el fin de tener una Cuba inclusiva.

Ante la pregunta ¿Qué importancia tiene la autonomía para el activismo?, Díaz Torres respondió que “La autonomía es la principal enemiga del autoritarismo y de las estructuras verticales dictatoriales y ellos lo saben muy bien, no solo por el movimiento LGBT sino por cada movimiento por incipiente e indefensito que parezca.

Siempre que detenten en sí la semilla de la autonomía, ellos van a intentar extirparla porque, por supuesto, va significar que van ponerse en entredicho todos sus privilegios”.

Sobre las jornadas contra la homofobia coordinadas por el Cenesex en el Pabellón Cuba, el también biólogo y colaborador de ADN Cuba, destacó que “estaban deslumbrados”. 

“Era mucha alegría y yo también compartí esa esperanza y esa emoción y estuve ahí. Me parece un espacio valido, ahora, ¿es eso suficiente?, ¿nos va a dar lo que necesitamos?: NO”, dijo.

“Eso es un espacio prediseñado, preconcebido, donde los limites están muy bien marcados y nosotros ahí mismo sufrimos represión delante de todo el mundo.

Eso no es un espacio de autonomía en lo absoluto, el espacio de autonomía fue la marcha de 2019, los grupos que están generando debates y promoviendo acciones para transformar la realidad de la comunidad”, sentenció.

Homofobia institucional en Cuba

Con anterioridad, Díaz Torres criticó que en Cuba la homofobia institucional existe. En julio e 2020 Yusimy González Herrera, directora de Comunicación y Contenido del Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT) dijo en una reunión que prohibía lo que ella llama “voces platinadas” en los locutores masculinos de la radio estatal cubana.

“Quienes insisten en que la homofobia en Cuba no es institucional, sino apenas un fenómeno social que debe ser enfrentado solo con métodos educativos, tienen a la mano otra prueba de la visión discriminatoria del Estado cubano”, resaltó el activista en un texto.

En ese entonces el investigador y activista Ulises Padrón Suárez aseguró en un comentario en Facebook que “el ICRT es el búnker de la homofobia en Cuba. Mutilan películas, que no pagan, y ahora la funcionaria en contra de las 'voces platinadas', contra los profesionales no heterosexuales. Hay que exigir una revisión de la política de comunicación de este país”.

Otro hecho que marca el carácter homófobo del ICRT fue la censura, el pasado 15 de mayo de un beso, esta vez entre dos mujeres en la película "Ammonite", protagonizada por Kate Winslet y Saoirse Ronan.

Cientos de usuarios en redes sociales manifestaron su molestia con este acto de lesbofobia y la principal demanda al oficialismo es la retransmisión íntegra del filme.

Luego de la presión de internautas, finalmente este domingo, la Dirección del Canal Educativo, por donde se difundió el largometraje, ofreció disculpas.
 

Cuba por un futuro inclusivo: Demandas de la comunidad LGBTIQ