Las Tunas: venderán nuevamente productos en CUC "por la libreta"
La “libreta”, nombre que dio el cubano a la cartilla de racionamiento, sólo permite la compra de un número limitado de alimentos y artículos de aseo
Las Tunas: venderán nuevamente productos en CUC "por la libreta"
 

Reproduce este artículo

En Las Tunas se comenzará a vender nuevamente productos en cuc a través de la llamada "libreta de abastecimiento", para asegurar, según el régimen, que los productos alcancen para todos.

La estatal Agencia Cubana de Noticias (ACN) publicó los comercios habilitados para este experimento: se trata de 11 establecimientos de la cadena Cimex, seis unidades de TRD y dos pertenecientes a Caracol, todos en el municipio cabecera.

En declaraciones de Manuel Alberto Lescay Rodríguez, funcionario para atender consumo y servicios en Las Tunas, explicó que la idea consiste en "la venta controlada a los núcleos familiares de productos como pollo, aceite y otros incluidos en la categoría de aseo personal, para asegurar así los insumos a las personas porque una vez que se convocan a los comercios, comprarán con seguridad sus mercancías".

Esta medida comenzó en abril, en Pinar del Río y Las Tunas, con tal de acercar los alimentos al ciudadano común en medio de la pandemia de coronavirus y, también, porque entonces se hacía sentir la crisis económica, que redujo ostensiblemente la oferta de bienes básicos.

La “libreta”, nombre que dio el cubano a la cartilla de racionamiento, sólo permite la compra de un número limitado de alimentos y artículos de aseo, para dar oportunidad a todos de adquirir al menos lo mínimo indispensable, según dice el gobierno.

Al comenzar la iniciativa en abril, se debía presentar solamente un integrante del núcleo familiar con el carnet de identidad y la libreta de abastecimiento. Los artículos en venta eran al mismo precio que tenían en las cadenas de tiendas. Se desconoce en qué consiste y cuánto cuesta la oferta actual.

A inicios de agosto trascendió que aunque los tuneros afirman que existe una mejor organización de las colas, a una entrevistada se le escapó que “el frío está vacío”.

El reportero Julián Velázquez se aseguró de entrevistar a personas que se encontraban en la cola pero no valoró que en una respuesta estaría la trampa misma de lo que intentaba defender sin ningún equilibrio. Fue entonces cuando la señora le dijo que eso estaba bien para los que necesitan comprar de verdad porque "no tenemos nada en el frío".