La comunidad trans se organiza en Cuba ante la COVID-19

Dos grandes proyectos, uno en Matanzas y otro en La Habana, asisten a personas y familias trans. En menos de 30 días lograron llegar a más de 170 hogares
La comunidad trans se organiza en Cuba ante la COVID-19
 

Reproduce este artículo

Durante el último mes, la sociedad civil cubana ha realizado un conjunto de iniciativas, una respuesta necesaria ante la amenaza de la COVID-19. Dos grandes proyectos, uno en Matanzas y otro en La Habana, asisten a personas y familias trans. En menos de 30 días lograron llegar a más de 170 hogares.

«El estado cubano ha identificado los casos de vulnerabilidad y riesgo ante el virus, pero como la situación ha empeorado considerablemente no están siendo atendidos todas las personas que lo necesitan. A veces los asistentes sociales dejan de hacer su trabajo y muchos ancianos se quedan solos —declara a Tremenda Nota Rogelio Benavides, activista matancero.

En este contexto, grupos como AfroAtenAs y Tanscuba cobran una vital importancia. Ellos se ocupan de llevar la ayuda que estos grupos necesitan.

La Atenas de Cuba, ejemplo de proyección comunitaria

AfroAtenAs es un proyecto comunitario radicado en Matanzas, en la barriada de Pueblo Nuevo, una de las zonas más populosas de la ciudad. Hace 11 años que realizan una labor comunitaria, y hoy se salen de sus fronteras para ayudar a más personas ante la amenaza de la COVID-19

«Siempre que podemos, ayudamos a más grupos gracias a la cooperación de amigos y amigas que se sintieron identificados con nuestro proyecto. Sin ellos sería imposible realizar las acciones —explica Yoelkis Torres Tápanes, coordinador general de AfroAtenAs—. No es la primera vez que activamos nuestra fuerza para realizar las ayudas.  Cuando el tornado de La Habana también colaboramos con los damnificados. En nuestra comunidad generalmente atendemos a ancianos que viven solos, a niños con discapacidades físico-motoras e intelectuales, a personas con VIH-Sida. 

»Nos hemos organizado en varias etapas; llegamos a diferentes grupos y después en la medida de las posibilidades volvemos a reincidir porque las bolsas que damos son nos suficientes. Hemos entregado alrededor de 300 nasobucos y con las bolsas hemos llegado a más de 100 familias en la comunidad». 

Las bolsas de las que habla Yoelkis contienen alimentos, botellas de cloro, aseo, libros y otros insumos para que la permanencia en casa sea más placentera.

«Hemos llegado a la mayoría de los grupos vulnerables que tenemos identificados, incluso hemos salido a otros espacios de la ciudad. Ayudamos a personalidades de la cultura que viven solas y a otras personas que han solicitado nuestra ayuda porque han conocido de nuestro trabajo, se han comunicado con nosotros y a ellos hemos acudido» —agrega.

Para seguir leyendo este reportaje visite la revista Tremenda Nota.