Guantánamo: funcionarios cubanos atrapados desviando productos al mercado negro
Los funcionarios del régimen son los principales proveedores del mercado negro en Guantánamo. Así lo arroja un operativo policial en esa provincia donde varios funcionarios estatales de la empresa de Comercio y Gastronomía desviaron mercancías de manera ilegal
 Guantánamo y su bien surtido mercado negro
 

Los funcionarios del régimen son los principales proveedores del mercado negro en Guantánamo. Así lo arroja un operativo policial en esa provincia donde varios funcionarios estatales de la empresa de Comercio y Gastronomía desviaron mercancías de manera ilegal.

A los implicados de un primer caso, donde no se aclara cuáles fueron los productos desviados, se les decomisaron pertenencias tales como prendas, equipos de refrigeración y de audio e incluso un auto.

Esta acción de las fuerzas del Ministerio del Interior (MININT) en ese territorio, según un reporte del Sistema Informativo de la Televisión Cubana, fue resultado de las irregularidades detectadas en la distribución de productos que se comercializan por la empresa mayorista de alimentos y otros bienes de consumo hacia Gastronomía.

Según el Mayor Liuván Medina Santos, segundo jefe unidad del Órgano de Investigación Criminal el operativo se realizó a “funcionarios de esta empresa que venían dedicándose a desviar hacia el mercado informal volúmenes y niveles considerables de mercancía que trasladaban con ánimo de lucro; y no llegaban a sus almacenes principales y a la distribución hacia restaurants y cafeterías para lograr la prestación de servicios a la población. En la actividad de control de esta empresa se aprecian varias fisuras que no han permitido organizar de manera directa el control y seguimiento a las mercancías”.

Existe en proceso un segundo caso referido al desvío de maltas Bucanero y cervezas de la marca Hatuey embotelladas, que de seguro el régimen dará cobertura en su momento como parte de su show mediático sobre el acaparamiento y las ilegalidades. 

 A decir del periodista, en el trimestre correspondiente de marzo a mayo las pérdidas a la economía nacional, debido al desvío de productos de origen estatal hacia el mercado informal es de aproximadamente tres millones de pesos. No se indica en el reporta oficialista cuál sería el destino de toda supuesta mercancía incautada o la procedencia de la mercancía.

Recientemente también transcendió otro operativo de este corte en Guantánamo donde las fuerzas del régimen detectaron el desvío de cigarros Criollos desde una bodega hacia el mercado negro, por parte de funcionarios de una unidad básica de la Empresa de Comercio.

Tras investigar en los documentos de la unidad el MININT procedió a realizar un registro en las viviendas de varios trabajadores implicados en una presunta actividad ilícita. En el proceso se supo que “el jefe de la unidad básica, una revisadora y dos administradores de bodegas desviaban asignaciones de cigarros criollos al mercado informal ocasionando pérdidas a la dependencia por más 87 mil 500 pesos” informó la Televisión Cubana en su acostumbrado Noticiero Estelar.

Además, se detectó en una de las viviendas una fábrica ilegal de bebidas alcohólicas y se procedió al decomiso de los bienes de los implicados.

Uno de los militares entrevistados dijo que: “Estos productos al no venderse a la población y desviarse hacia el mercado informal les generan ingreso y ganancias a estas personas y con ello desarrollan la compra y adquisición de bienes y recursos para sus viviendas incrementado su patrimonio personal.

El régimen cubano, a modo de escarnio o de justificación se ha lanzado a luchar contra las ilegalidades y el mercado negro existente en la Isla o culparlo como la causa de todos los males de la economía cubana. El nuevo coronavirus ha sido el escenario para todo el show mediático que se ha desatado en la televisión cubana.

El acaparamiento está en las mirillas de la dictadura, que lo ha permitido por años pero que ahora lanza las redes y lo usa como justificación para cubrir su ineficiencia de décadas.