Régimen destruye más de 80 negocios "ilegales" en Sancti Spíritus

Las autoridades responden a su propia incompetencia con limitaciones de precio y persecución a los emprendedores, culpados de ser los causantes de la escasez.
Negocios-Cuba
 

Reproduce este artículo

Más de 80 negocios privados cayeron por la persecución de la policía cubana en la provincia Sancti Spíritus, según reportó la prensa local como logro en el “combate” a la corrupción.

Según reveló el periódico Escambray, se trata de unas 60 casas-almacenes, donde se ocuparon desde productos agropecuarios, frutas, maíz, arroz, cárnicos… hasta considerables cifras de artículos de aseo, limpieza y ferretería.

Igualmente se desactivaron 19 fábricas ilegales en las que se elaboraba ron, refrescos, dulces, tabaco, pan, así como tres talleres ilegales destinados a la chapistería y pintura.

Pero no sólo se trata de establecimientos privados, sino también del Estado. Mercados agropecuarios y comercios locales fueron objeto de multas y sanciones. Más de 300 personas han sido multadas o advertidas de que lo serán en el futuro, agregó la fuente.

De acuerdo con la PNR, la mayor incidencia ha estado en los municipios Sancti Spíritus, Trinidad y Cabaiguán, lugares donde se reporta el mayor número de denuncias, sobre todo, por incurrir en acaparamiento, infracciones de las normas de protección al consumidor y receptaciones.

Desde enero y hasta el cierre de mayo, se realizaron 187 decomisos, con la ocupación de 534 000 libras de cebolla, 22 554 de tomate, 17 844 de arroz, 2872 de ají, 2426 de frijol, 1814 de papa y 1100 de boniato.

Asimismo, se decomisaron más de 1290 libras de carnes de res y de cerdo y otros productos como 36 462 cajas de cigarros y 7828 unidades de artículos de aseo.

Si bien fue marzo el mes donde más decretos se aplicaron, en los primeros cinco meses del año se impusieron 278 multas con un importe que supera los 900 500 pesos.

El mercado negro se ha disparado en Cuba con la agudización de la crisis económica, resultado combinado del fin abrupto de las reformas pro-mercado de la década de 2010 y los efectos de la pandemia del coronavirus.

En provincia, la escasez de alimentos se siente con más intensidad. Mientras tanto, las autoridades responden con limitaciones de precio y persecución de los emprendedores privados, culpados de ser los causantes de la escasez.