Esto no es un café y ella no era chef 
Las mujeres en Cuba no suelen ser las propietarias de sus negocios, por eso Mayrelis Peraza Barroso ha sido tantas veces entrevistada. En esta ocasión ella misma lo dice “¿Una mujer?”, y matiza la frase con un gesto de desaprobación para ilustrar lo que tantas veces ha vivido cuando los chefs hombres o los dueños de otros restaurantes se enteran que ha abierto un negocio que pretende que ser original y exitoso.
 

Reproduce este artículo

Las mujeres en Cuba no suelen ser las propietarias de sus negocios, por eso Mayrelis Peraza Barroso ha sido tantas veces entrevistada. En esta ocasión ella misma lo dice “¿Una mujer?”, y matiza la frase con un gesto de desaprobación para ilustrar lo que tantas veces ha vivido cuando los chefs hombres o los dueños de otros restaurantes se enteran que ha abierto un negocio que pretende que ser original y exitoso.

 

 

Mayrelis Peraza Barroso no es chef sino curadora de arte, y por tanto, el menú es “una especie de proyecto curatorial” donde “Esto no es un café”, que es como se llama su restaurante, homenajea a pintores como el padre del surrealismo, René Magritte, y a otros artistas como Marcel Duchamp, Jackson Pollock porque “mi proyecto personal”, como le llama, es el producto de “lo surrealista” que le parecía la idea de hacer un restaurante en Cuba. 

Aunque  asegura que su negocio es “un homenaje entre el arte y la cocina” a estos pintores, la realidad es que hay un toque de “maternal”, y prefiere que la comida que oferta, aunque los platos parezcan snobs o extravagantes, sean “como me enseñaron en nuestra infancia”, más tradicional, que incluye una elaboración desde el inicio aunque los clientes tengan que esperar un poco más de lo normal, además de hacer “una cocina de aprovechamiento”, que aunque es una tendencia internacional, recuerda a cómo se administra una cocina de una casa cualquiera en un país donde escasea la comida y hay que aprovecharlo todo. 

Según datos oficiales el 34% de los cuentapropistas son mujeres y representan el 53% de los trabajadores de cooperativas no agropecuarias. No se dice cuántas de ellas son propietarias ni cuántas han levantado un negocio solas sin la coautoría de “un hombre que las represente”, una de las frases más machistas, pero más usadas, cuando se habla de negocios en Cuba. 

Mayrelis Peraza Barroso se mueve entre estas estadísticas que ofrece los medios oficiales. Es una de las Mujeres que están cambiando a Cuba y de las que ADN Cuba está mostrando al mundo