Esposa del atacante de embajada cubana en Washington revela detalles sobre conducta de Alexander Alazo
La esposa confirmó que tenía delirios de persecución y creía que el gobierno cubano iba a matarlo delante de su familia
 

Reproduce este artículo

Alexander Alazo, el atacante de la embajada cubana en Washington, vivía atormentado por delirios de persecución. Un informe de la fiscalía federal lo confirma, luego de entrevistar a su esposa, quien también dijo que temía ser asesinado por esos fantasmas delante de su familia.

Las primeras declaraciones de la mujer y un pastor evangélico relacionado con la familia habían revelado las alucinaciones con un supuesto complot de la Seguridad de Estado y su padecimiento de esquizofrenia. Esta nueva información viene a reforzar lo que ya sabíamos: su desequilibrio mental.

“La esposa declaró que Alazo creía que el gobierno cubano contrataría a un equipo organizado de asesinos para matarlo. Sentía que estaba constantemente perseguido y temía que varios hombres negros, de gran estatura y con tatuajes, vinieran a matarlo delante de su familia”, indica el documento.

Agregó que el acusado había visitado numerosas agencias del gobierno de Estados Unidos para informarles de las presuntas fechorías en que el gobierno cubano estaba involucrado para asesinarlo.

Las confesiones de la mujer aparecen reproducidas en la moción de la fiscalía para solicitar la detención preventiva del acusado, que permanece bajo custodia tras perpetrar el ataque, la madrugada del 30 de abril. La esposa de Alazo fue entrevistada por agentes del Servicio Secreto el mismo día del incidente armado.

En una audiencia este lunes ante un tribunal federal del Distrito de Columbia, el juez Michael Harvey validó la solicitud de la fiscalía estadounidense para mantener a Alazo tras las rejas y fijó una sesión preliminar para valorar la opción de libertad bajo fianza, el próximo 14 de mayo, a las 10 a.m.


Aunque la entrevistada en el documento no se identifica por su nombre, la información de registros públicos apunta a que pudiera tratarse de Marianys Alazo Delgado, de 34 años.

La pareja contrajo matrimonio en 2011 y tiene dos hijos pequeños. La familia aparece con dirección actual en Middletown, Pennsylvania, donde viven con la madre de Alazo y los dos menores.

Alazo ingresó a Estados Unidos desde México por la zona de Texas, donde solicitó refugio político en 2007. Regresó a Cuba en 2014 y comenzó a predicar en una iglesia, pero allí dijo haber recibido las primeras amenazas de organizaciones criminales y se vio obligado a retornar a Estados Unidos.

El hecho ocurrió en la madrugada del 30 de abril cuando un hombre de 42 años (Alazo), disparó al menos 30 veces contra la sede diplomática de Cuba en Washington. 

El tirador fue inmediatamente detenido por la policía estadounidense y enfrenta ahora cargos de posesión de un arma de fuego y municiones no registradas, y asalto  con la intención de matar y posesión de un dispositivo de alimentación de alta capacidad.