Escasean algunos productos en tiendas en divisa
Muchas personas marcaron con días de antelación por el temor de que se acabaran los productos, pues las limitaciones económicas atentan contra la estabilidad del surtido
Los electrodomésticos están entre los más cotizados

El desabastecimiento de algunos productos afecta a las tiendas en divisa, los nuevos establecimientos que abrió el gobierno cubano para captar dólares con productos codiciados por la población.

En un recorrido realizado por la Agencia Cubana de Noticias entre locales de este tipo, los reporteros comprobaron que, sin llegar a extremos, faltan algunos productos, debido a la alta demanda y a que Cuba no puede abastecer los establecimientos a causa de la crisis.

El recorrido incluyó locales como Colorama, ubicado en la avenida 41 entre 30 y 26, municipio de Playa, donde no había grandes colas y estaban en venta televisores de varios modelos y tamaños, lavadoras, refrigeradores, calentadores de agua y neveras para negocios. Al preguntar a los dependientes por los congeladores (freezers) la respuesta fue que los solicitan todos los días, pero no los abastecen.


En Galerías Paseo había más productos, con una amplia gama de artículos para la cocina como procesadores de alimentos, hornos y cafeteras eléctricas, microondas (microwave), calentadores, tostadoras, además de refrigeradores, televisores y splits.

Sin embargo, allí se mantiene día y noche una fila de clientes que esperan por los freezers, al parecer, el equipo más buscado por los “voraces” habaneros.

Raúl García, por ejemplo, es uno de los ciudadanos que desde hace varias jornadas dedica gran parte de su día a “vigilar la cola”. “Tener la posibilidad de comprar estos productos es un incentivo para trabajar, afirmó García, pero cuando se deposita el dinero en la cuenta bancaria y luego no se encuentra lo que uno desea, se convierte en un problema”, declaró.

Algunos de los entrevistados se quejaron de que los equipos más económicos son los que más escasean debido a su alta demanda. Lo cierto es que la demanda se concentra en un grupo específico, por lo regular los más baratos.

Estas tiendas abrieron desde el pasado 28 de octubre, para la venta de artículos mediante el uso de tarjetas magnéticas asociadas a cuentas bancarias en las que los usuarios depositan divisas fuertes (dólares, libras esterlinas, euros, etc.).

Durante las primeras jornadas muchas personas acudieron desde horas muy tempranas o marcaron con días de antelación por el temor de que se acabaran los productos, pues no es un secreto que las limitaciones económicas de Cuba atentan contra la estabilidad de las mercancías en la red de tiendas minoristas.