Limay Blanco termina asegurando "No soy un ladrón"

El conocido humorista cubano radicado en La Habana continúa dando explicaciones a sus seguidores en redes sociales
Limay Blanco
 

Reproduce este artículo

El conocido humorista cubano Limay Blanco continúa dando explicaciones en redes sociales a sus seguidores sobre la “ruta del dinero” que durante tres años ha solicitado a través de su proyecto “Cristo cambia vidas”.

Blanco, en un último post en Instagram al respecto, aseguró que él no era ningún ladrón y maldecía el dinero por haberlo puesto en esa posición delante de su público. El cómico llegó a decir que no pediría más ayudas para familias cubanas en la pobreza.

“Este video está en Facebook, yo les juro que nunca quise que el caso de Legna terminara así. Pero yo no soy un ladrón como está puesto en YouTube”, precisó el humorista.

Algunos de sus seguidores le señalaron que “esto se sabía que iba a pasar”. El comentarista añadió que “los cubanos hemos perdido todo tipo de valores debido a las necesidades y penurias por las que estamos pasando”.

“Tú no tienes necesidad de pasar por esto y, sin embargo, tratas de mediar para solucionar problemas que no son los tuyos y, sin embargo, te los buscas”, agregaba. Otro seguidor le sugería que se dedicara al humor y a realizar shows.

“Quítate esa candela de arriba, para creer en Dios no tienes que meterte en estos problemas. Sigue haciendo reír y show, que Dios siempre te dará la bendición y quítate la bobería esa de ayudar y hacer por los demás que al final nunca quedarás bien, créeme”, dijo.

A finales de abril de este año, Blanco anunció en sus redes sociales que terminaría con su proyecto “Cristo cambia vidas” y no pediría más dinero para ayudas a familias cubanas, después de tres años en esa labor.

“Se acabó Cristo cambia vidas, este video me ha dejado sin fuerzas para seguir, ya no más. Tres años ayudando para terminar como un ladrón”, escribió el comediante en su Instagram.

Limay hacía referencia al clip de un youtuber cubano en el que se cuestionaba la autenticidad del proyecto del cómico, si este mentía y dónde estaba el dinero que recaudaba. Tras el anuncio, algunos de sus seguidores le pidieron que no cesara en esa función social, pues los críticos siempre iban a existir.