Haila: “Solo Dios juzgará mis pasos”
La cantante Haila María Mompié, “La diva del pueblo” ha compartido en su Instagram un mensaje algo místico, aunque evidentemente va dirigido a alguien que pretende juzgarla por sus actos
Haila
 

Reproduce este artículo

La cantante cubana Haila María Mompié, conocida como “La diva del pueblo”, compartió en su perfil de Instagram un mensaje algo místico, pero evidentemente dirigido a alguien (o más de uno) que ha intentado juzgarla por sus actos.

“Y todavía hay quienes no entienden nada, como si a mí me importara”, escribió la cantante primeramente, junto a una foto suya vistiendo un vestido verde de gala.

“Caminaré siempre segura y con mi cabeza en alto porque sólo Dios es el único que puede juzgar mis pasos”, añadió la ex Bamboleo.

“Feliz y bendecido martes mis amores. #powergirl, #lifestyle, #esperanza, #green”, concluyó la cantante popular cubana.

Uno de los primeros en comentarle fue el cantante Tony Lugones quien señaló que le quedaba muy bien ese color, a lo que Haila contestó con emoticones de besos. Mientras el cantautor Descemer Bueno le daba un sencillo “me gusta”, pero reaccionaba al mensaje de la diva.

A inicios de este mes en curso, Haila había anunciado un disco de música infantil, titulado “Un canto a la sonrisa” y una colaboración con el grupo cubano Buena Fe, en apoyo a una campaña feminista de la cadena multinacional del régimen venezolano, Telesur.

Haila había agradecido incluso la invitación de la presidenta de Telesur, Patricia Villegas, “lunes productivo @buenafe produce y Haila canta, feliz, algo lindo para América Latina. Mujeres unidas en una sola voz. Gracias Israel Rojas  y al equipo de @telesurtv”, escribía entonces la artista cubana.

Haila lleva unos meses duros, en medio de una polémica entre Miami y La Habana, tanto que desde el exilio la han condenado por su cercanía al régimen castrista y el haberle cantado alguna vez al dictador Fidel Castro. Por ello en 2019 le fueron cancelados cinco conciertos que tenía previstos en Estados Unidos. Incluso fue declarada por Francis Suárez, como "persona non grata" en la ciudad de Miami, al sur de la Florida.