Ex manager de Ruzzo y Roldán pide perdón a Yotuel: “Me siento engañado”

Este confesó que confió en la palabra de sus representados, pero estos fueron falsos y le mintieron sobre Yotuel
Orishas
 

Reproduce este artículo

José María Canal, ex manager de los cantantes cubanos de Orishas, Ruzzo y Roldán, pidió perdón al músico Yotuel Romero por las acusaciones públicas que hizo en su contra en representación de sus antiguos colegas.

En conversación con el youtuber Adrián Fernández, Canal precisó que sus fuertes declaraciones se basaban en los criterios de sus representados. Añadió que con el paso de las semanas se dio cuenta de que estas eran falsas.

"Yo ahora mismo me siento estafado, me siento engañando y me siento en la obligación y el deber de pedirle disculpas a Yotuel Romero", añadió el empresario. El ex manager también confirmó que hace muy poco había dejado de ser el representante de ellos.

Según Canal, los dos artistas nunca fueron sinceros ni profesionales. "Obviamente siempre me daban largas, y yo era la persona que se estaba involucrando y la que podía acabar teniendo problemas", precisó.

"Entonces te vas dando cuenta de que estos dos individuos lo único que hacen es involucrar a la gente en su verdad, no la verdad del tema", agregó. También dijo que se pondría a disposición de los abogados de Yotuel.

Dijo que había que "poner en su sitio" a Roldán y al Ruzzo para que no volvieran “a faltar el respeto ni a dañar la imagen de nadie".

En junio de este año, los ex integrantes del grupo Orishas, Hiram Riverí Medina (El Ruzzo) y Roldán González Rivero, dijeron a través de Canal, que demandarían a su ex colega Yotuel Romero por un millón de dólares.

“Yotuel va a tener que demostrar que no se ha quedado con dinero de sus dos excompañeros. Se está preparando una demanda por más de un millón de dólares. Lo primero que vamos a hacer es cerrar los contratos con Yotuel porque están viciados. Durante los últimos dos o tres años, Yotuel no les ha generado ni un concierto, ni una grabación, ni un disco”, había dicho entonces.

Al respecto Romero había precisado que se sentía molesto, porque él había hecho mucho por sus colegas.

“Creo mucho en dios, creo mucho en que a la gente buena le pasan cosas buenas, y al final, la verdad, aunque demore, cuando sale hace que la mentira se quede chiquita y ridícula”, concluía.