El divertido video de Beatriz Luengo hablando con acento cubano
La artista española Beatriz Luengo, esposa del cubano Yotuel Romero ha regresado a España para promocionar su último tema con Alejandro Sanz y de paso dejar divertidas entrevistas
Beatriz Luengo
 

Reproduce este artículo

La actriz y cantante española Beatriz Luengo, esposa del cubano Yotuel Romero, ha regresado a Madrid para promocionar su último tema junto a Alejandro Sanz y de paso protagonizar divertidas entrevistas en la televisión española, como fue el caso de Zapeando en el canal La Sexta.

Allí a la esposa del director de Orishas, que ahora reside en Miami, le han hecho recordar un video que se hizo viral en España donde se le oye a Luengo hablar con un tono cubano muy marcado.

El sorprendente acento de Beatriz Luengo en este video de la Billboard llamó la atención de muchos tuiteros españoles que le recordaron entonces que ella era de Madrid y la criticaron bastante. Ahora, la artista explicó en televisión el motivo de este acento, que es bastante lógico dado su tiempo junto al cubano Yotuel, con quien tiene un hijo.

Durante su visita a Zapeando, el presentador Santi Alverú mostró a Beatriz el dichoso video de la joven en el que hablaba con el llamativo acento que fue muy comentado en las redes sociales. 

"Tengo un problema absurdo con los acentos porque se me pegan todos", explicó Beatriz Luengo, que añade que encima vive con un "cubano en Miami" que se pasa todo el tiempo diciendo “qué pasa contigo mi hermano”.

Luengo dice que se pasa todo el día oyendo a Yotuel hablar con ese acento y ya es normal que le pase audios por Whatsapp a su madre y esta le diga que le hable en castellano.  

"Mi madre siempre me dice que baje el cubano en los audios y le suba el español porque no me entiende. Me sale sin querer", confesó la cantante.

De paso le dejó una crítica solapada a los españoles porque dice que ella ha estado nominada nueve veces a los Grammys y nadie se ha enterado y “de repente mi neurona absurda, soy trending topic y lo pasé mal, estuve como tres días de bajón”.