Critican al Taiger por hospedarse en hotel sancionado por EE.UU

El reguetonero estuvo más de dos semanas en La Habana, hospedado en el Iberostar Grand Packard, donde pagó tres habitaciones
Taiger
 

Reproduce este artículo

El reguetonero cubano José Manuel Carvajal Zaldívar, conocido en el mundo de la música urbana como “El Taiger” fue criticado en Miami por hospedarse en el hotel habanero Iberostar Grand Packard, sancionado desde 2018 por EE.UU.

En el show “Bafletazo” del canal Univista, el músico respondió que él no pensó en si ese hotel era o no del régimen cubano, sino en la comodidad de su familia. “Desde que tú pones un pie de la frontera para allá, todo es del gobierno”, señaló entre risas el intérprete de “La Historia”.

“Que una cosa se llame Gaviota, que la otra se nombre pelícano o abajo del mar, que me importa a mí, si lo que yo estoy buscando es la comodidad de mi familia, dónde estarían mejor mis hijas. Si en el mismo piso está la piscina, este es mi pedazo aquí”, dijo en el programa.  

El artista añadió que a él no le importaba si el hotel era “de una cosa u otra”. Él lo que quería era ver el Morro cuando se levantara. Precisó que no había reservaciones en el Prado, otro de los hoteles en que pensó.

Ante la insistencia de los entrevistadores sobre por qué no eligió una casa privada, el Taiger respondió que cuál casa particular le iba a dar las comodidades y la vista que tenía en el Packard.

Finalmente, el artista aseguró que él seguía creyendo lo mismo sobre el régimen castrista. “Por qué voy a cambiar de opinión, por pasar unos días feliz con mi familia”, cuestionó.

A inicios de mayo, el cubano posteó en redes sociales imágenes de su regreso a Cuba y anunció que cantaría en La Habana junto a su primo, Jorge Jr., del grupo “Los 4”.

“Dios es grande”, escribió el intérprete junto a una imagen en la que podían verse sus hijas que residen en la isla. El reguetonero se alojó en el hotel cinco estrellas Iberostar Grand Packard, de la capital cubana.

En noviembre de 2018, Estados Unidos añadió a 26 compañías cubanas, entre ellas 16 hoteles de la isla, a su lista de empresas con las que los estadounidenses tienen prohibido negociar. Entre ellos había dos hoteles administrados por la compañía española Iberostar, el Grand Packard en La Habana y el Bella Vista en Varadero.