Así de tierno recibió Yotuel Romero a su pequeña Zoë

Ya tienen en sus brazos a su segundo hijo en común, la pequeña Zoë, cinco años después de la llegada de D’Angelo
Yotuel y su hija
 

Reproduce este artículo

Los artistas Beatriz Luengo y Yotuel Romero ya tienen entre sus brazos a su segundo hijo en común, la pequeña Zoë, cinco años después de la llegada de D’Angelo, su primogénito.

La pareja ha ampliado la familia con el nacimiento de la bebé, que se llama así en honor a la madre del cantante cubano. Según medios españoles, Luengo habría dado a luz en Miami en un parto por cesárea, el domingo 11 de abril.

Aunque como es lógico, el matrimonio pasó sus primeras horas junto a ella en la más absoluta intimidad. Luengo fue la primera en presentar a la niña a sus miles de seguidores en redes sociales, compartiendo el significado que guarda su nombre en esta primera imagen.

“Zoë (Greek: ζωή) origen griego, significado “Vida”. Bienvenida mi hermosa mestiza”, eran las palabras que acompañaban a la preciosa fotografía de la recién nacida.

La bebé aparece arropada por un paño rosa y durmiendo plácidamente. De inmediato su abuela paterna, Zoe, se sumaba al festejo virtual y le daba la bienvenida con unos versos.

Solo faltaba que su papá, el ex Orishas, Yotuel Romero, presentara a su pequeña y lo hizo a través de una foto muy tierna. En la misma se le ve ensimismado, mirando a Zoë, como si fuera la octava maravilla. “Bienvenida ZOË (que significa "vida" en griego)”, le escribió su padre en su presentación a los fans.

La compositora de la versión feminista de “Hawái”, el sonado hit de Maluma, tranquilizaba a sus seguidores la pasada semana y aclaraba el motivo de su desaparición en redes sociales. Sucedía que la pequeña estaba a punto de llegar.

“Me mandaron reposo hace dos semanas. La bebé está ya a punto de salir. Perdón por mi ausencia, pero no doy más”, desvelaba Luengo en una historia de Instagram donde mostraba solo una mano.

“Os mando un abrazo y mucho amor. Gracias por vuestros mensajes. Yo también os echo de menos”, reconocía.

El pasado mes de diciembre, cuando anunció en exclusiva a través de Hola, la buena nueva, manifestó que los primeros meses de gestación tampoco fueron fáciles: "Han sido meses difíciles, con náuseas y el estómago fatal (…) he grabado muchos bailes aguantándome para no vomitar". 

Y si hay alguien que no hablado, por la edad, pero está igual de ilusionado con el nacimiento, es su hermano mayor, D’Angelo. Este ya había dicho que quería una hermanita y finalmente la genética lo complació.

Sus padres, Luengo y Romero, contaron que durante los meses de confinamiento, el niño habría reclamado a sus padres alguien con quien poder jugar en casa. Un sueño que al fin se hizo realidad.