Alexis Valdés sobre Decreto-Ley 35: “Los cubanos no podrán hablar ni bien ni mal del gobierno”

Dijo que hablar mal era desprestigio y hablar bien era una Fake News
Alexis valdés
 

Reproduce este artículo

El actor y presentador cubano Alexis Valdés dejó en modo de chiste su parecer del nuevo Decreto-Ley 35 del régimen cubano que endurece más aún la censura del gobierno sobre el pueblo cubano, sobre todo en los espacios digitales.

“A partir del decreto ley 35 los cubanos no podrán hablar ni bien ni mal del gobierno. Mal es desprestigio y bien es Fake News”, escribió en Instagram el destacado humorista. “¿Me pasará algo por este chiste?”, agregaba luego el artista cubano radicado en Estados Unidos.

Esta semana el régimen cubano aprobó nuevas normativas para censurar legalmente el internet en la Isla. Se trata del Decreto-Ley No. 35 de “las Telecomunicaciones, las Tecnologías de la Información y la Comunicación y del Uso del Espectro Radioeléctrico” y la Resolución 105 “Modelo de Actuación Nacional para la respuesta a incidentes de Ciberseguridad”.

El Estado cubano tiene el monopolio de las telecomunicaciones y con ello, la facultad de regular, ordenar, controlar y fiscalizar los diferentes servicios y redes de telecomunicaciones/TIC; así como otorgar el derecho a su explotación.

Este miércoles, la congresista cubanoamericana María Elvira Salazar aseguró sobre el tema: “la dictadura cubana está desesperada. Por eso pretenden censurar a los cubanos que denuncian los atropellos en la isla”.

“Pero el pueblo de Cuba está decidido a ser libre y desde el exilio tenemos que apoyar a ese pueblo valiente”, agregó en Twitter la representante por el distrito 27 de Florida.

El Decreto, publicado en la Gaceta Oficial de Cuba tipifica los incidentes de ciberseguridad y sus niveles de peligrosidad y califica como "difusión dañina" a los contenidos que "inciten a movilizaciones u otros actos que alteren el orden público".

Según Erika Guevara-Rosas, directora para las Américas de Amnistía Internacional, la legislación "busca coartar aún más la libertad de expresión y acceso a [la] información".

"La ley formaliza la represión digital, castigando el uso de redes sociales, bajo vagas categorías de incidentes de ciberseguridad", agregó la abogada y activista por los derechos humanos.