La Habana: Más de 500 multas y 233 detenidos en una noche

Más de 500 multas y 233 detenidos en La Habana, la noche del jueves anterior, durante rebrote de COVID-19
Más de 500 multas y 233 detenidos en La Habana, la noche del jueves anterior, durante rebrote de COVID-19
 

Reproduce este artículo

La noche del pasado 8 de abril, solamente en La Habana las autoridades impusieron más de 500 multas y 233 personas fueron conducidas a estaciones policiales.

El jefe provincial de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR), coronel Frank Gimen Jiménez -según indicó el medio Tribuna de La Habana- comentó que estos ciudadanos estaban transitando a pie o en vehículos por la vía pública después de las 9:00 p.m.

Por su parte, el presidente del Consejo de Defensa Provincial (CDP) de La Habana, Luis Antonio Torres Iríbar, ordenó a sus subordinados, "arreciar la imposición de multas y otros mecanismos administrativos y jurídico penales para hacer cumplir las medidas sanitarias y elevar la percepción de riesgo en la población".

Entre los autos detenidos esa noche estaba uno de placa "Tur" (para turismo), que transportaba mercancías 'adquiridas de forma ilícita', aunque no dieron más detalles.

Una de las 'medidas drásticas', anunciadas desde la semana anterior por el gobernante Miguel Díaz-Canel consiste en el retiro de la matrícula a todos los autos que circulen después de las 9 de la noche, incluyendo los "Tur", además de la multa correspondiente.

Para proceder a la devolución de la placa, los propietarios del vehículo deberán presentar el recibo de pago de la multa y el dado por la entidad de inspección y revisión técnica.

Asimismo se controlará con mayor severidad la entrada y salida de la capital.

Aumento de casos COVID-19 en Cuba

La Isla lleva tres semanas registrando cifras cercanas o superiores a los 1000 casos de coronavirus diarios. Lo anterior, sin que haya iniciado aun la campaña de vacunación.

Al cierre de este 12 de abril se reportó incluso el fallecimiento de una niña de 13 años a causa de esta enfermedad. La consecuencia de la muerte fue una parada cardiorrespiratoria asociada al COVID-19.

La niña residente en el municipio Marianao en La Habana, padecía de Asma Bronquial y Parálisis Cerebral transitoria lo cual complicaba su respuesta ante el virus. La prueba PCR evolutiva de la menor ya era negativa.

Este lunes se confirmaron 1060 nuevas infecciones.