En Sancti Spíritus no hay coronavirus de milagro, asegura vocero del régimen
Sancti Spíritus no reporta casos de coronavirus y según un periódico del régimen eso es por puro milagro porque llueven las indisciplinas
En Sancti Spíritus no hay casos de coronavirus de milagro, asegura vocero del régimen
 

Reproduce este artículo

La provincia de Sancti Spíritus, en el centro de la Isla, no reporta un rebrote de la pandemia, sin embargo, uno de los voceros del régimen que escribe para el semanario oficialista Escambray asegura que eso se debe más a un milagro que a la disciplina de los espirituanos.

Ese territorio se encuentra ahora mismo rodeado de provincias como Villa Clara y Ciego de Ávila donde los casos de contagio van en aumento y aún permanece la movilidad interprovincial, aunque se precise un permiso.

“Si desde hace más de cuatro meses —y crucemos los dedos— en Sancti Spíritus no se reportan casos positivos al nuevo coronavirus no es tan solo obra y gracia del control sistemático de las autoridades sanitarias de la provincia ni de la percepción de riesgo de algunos coterráneos; se debe, también, a un puro milagro”.

El texto, más que artículo periodístico se convierte en sermón y responde a la campaña mediática del régimen para controlar a la población en tiempos de coronavirus. Según refiere el reportero en Sancti Spíritus se han tomado una serie de medidas para contener la propagación de la enfermedad, entre ellas el uso obligatorio de las mascarillas, el control de fronteras con 12 puntos sanitarios y la exigencia de un permiso oficial para salir de la provincia.

El periodista analiza como Cuba fue aplanando la curva de contagios para luego que las “indisciplinas” la volvieran a elevar en casi todo el país. 

“Inconcebible, nos traicionó la confianza. Hicimos que la curva se fuera aplanando y como un resorte propiciamos que se fuera elevando y elevando después. El rebrote que los científicos pronosticaban para noviembre lo adelantamos tanto que hace rato se está padeciendo”, sostuvo.

Como tantos otros, tilda a las fiestas y actividades de ocio como el detonante de varios brotes de transmisión local: la fiesta religiosa de Bauta, una piscina en Guanabacoa, un bar…pero no menciona las largas colas que hacen los cubanos diariamente para poder comer o el inicio del curso escolar que tantos criterios encontrados ha suscitado en el país y que puede ser el detonante de graves consecuencias.

Entre los comportamientos riesgosos que menciona y dice que pueden propagar la enfermedad está que muchos se han tatuado en otros lugares, que los espirituanos viajan a la capital, epicentro de la COVID-19 en Cuba, y a otras provincias cercanas; la asistencia a piscina privadas sin cumplir las normativas sanitarias vigentes, etc.

Hoy, las autoridades sanitarias cubanas informaron de dos nuevas muertes, lo cual dispara el número de decesos diarios contabilizando cinco en solo dos días. Ya Cuba reporta 100 muertes desde el inicio de la pandemia. 

También la cifra de contagios se eleva, esta vez aparecieron 88 casos, de los cuales 69 pertenecen a La Habana. Hay más de 1346 personas ingresadas en los hospitales bajo vigilancia y, de ellas, 638 se mantienen ingresadas con la enfermedad. Se reportan cuatro pacientes en estado crítico y 17 en estado grave.

A nivel mundial se han confirmado más de 27 millones de enfermos y 860 mil fallecidos. La Organización Mundial de la Salud reporta 185 países con transmisión.