Cuba: La abundancia solo existe en la prensa oficial

La escasez se extiende a lo largo de Cuba; pero en las fotografías de la prensa oficial solo existen la abundancia y la opulencia; allí nadie pasa hambre
En la prensa oficial cubana no hay escasez. Fotos: Granma
 

Reproduce este artículo

La escasez se extiende a lo largo de Cuba; pero en las fotografías de la prensa oficial solo existen la abundancia y la opulencia; allí nadie pasa hambre.

En medio del peor rebrote de la pandemia en la Isla y de la crisis alimentaria el régimen continúa mintiendo a través de sus medios de propaganda.

Una fotogalería del medio estatal Granma muestra una Cuba maravillosa, donde no faltan los mercados repletos de comida y pareciera que el coronavirus no hace mella.

Bien lo decía el trovador cubano Carlos Varela en su tema La política no cabe en la azucarera: “Todos quieren vivir en el noticiero/ Allí no falta nada y no hace falta dinero”. En la prensa estatal las tarimas están desbordadas y nadie vive en la miseria.

“En Cuba, ante el nuevo brote de la enfermedad, sus habitantes mantienen vivo el movimiento de su capital y demás territorios. El país se muestra activo en la producción y los servicios, cumpliendo con las normas sanitarias y las medidas adoptadas por el gobierno para disminuir la posibilidad de contagio por un virus silencioso y letal”, refiere Granma en La cotidianidad de los cubanos frente a la COVID-19.


Cuba en 2021: mercados vacíos y crisis

La realidad paralela que habitan los reporteros de los medios castristas dista mucho de la que viven millones de cubanos. Varios reportes de mercados vacíos por toda Cuba llegaron a la redacción de ADN Cuba al iniciar el año.

El tope de precios decretado por el gobierno a lo largo del país ha propiciado que los trabajadores privados paralicen las ventas porque no tendrán ganancias. El llamado ordenamiento solo ha generado desorden.

Sobre este particular alertó, Ernesto Wong García, profesor de la Universidad de La Habana.

El catedrático publicó imágenes del agromercado de las calles 19 y 42 en La Habana, donde se observan los puestos totalmente vacíos.

"Ellos deciden no vender nada, antes que vender  a los precios fijados. ¿Cómo es que ellos pueden darse el lujo de no vender y dejarnos sin comida? Están secuestrando la comida de la gente. Eso tiene que ser ilegal, digo yo. Menos mal que no es a mí a quien corresponde actuar aquí, porque, según yo, eso lleva multaza morrocotuda, decomiso de la mercancía y retiro de licencia. Eso, si me cogen de buen ánimo, que no es el caso", añadió Wong García.

Incluso, en los comentarios de la publicación el usuario, Ernesto Mederos preguntó si clasificaría como huelga, a lo que el profesor respondió que sí.

También a mediados de diciembre pasado, unos 15 cuentapropistas, que comercializaban carne de cerdo en el mercado de la Plaza, provincia de Sancti Spíritus, pararon sus ventas hasta