Empresa Eléctrica en La Habana corta servicio a 3200 hogares diarios por no pagar

Aunque la pandemia de COVID-19 continúa, el pago de la factura del servicio eléctrico retoma su carácter obligatorio mensualmente para todos los clientes de la Empresa Eléctrica de la capital
Empresa Eléctrica en La Habana corta servicio a 3200 hogares diarios por no pagar
 

Reproduce este artículo

La Empresa Eléctrica de La Habana ha cortado el servicio a 3200 hogares diariamente desde el pasado 15 de octubre, por no pagar la factura.

Según informó el periódico oficialista Tribuna, aunque la pandemia de COVID-19 continúa, el pago de la factura del servicio eléctrico retoma su carácter obligatorio mensualmente para todos los clientes de la Empresa Eléctrica de la capital.

De acuerdo con cifras oficiales, esa empresa en La Habana lleva hasta la fecha un 52% de recaudación.

"Una vez que el titular se presenta en la oficina comercial correspondiente, se puede llegar a acuerdos y convenios de pago, pero no se dejará de cobrar un servicio muy costoso, a partir de la utilización, para su generación, de combustibles fósiles altamente cotizados en el mercado internacional, y en un porcentaje elevado de importación", agrega la nota.

Además, el ingeniero Mario Castillo Salas, director general de dicha empresa, señaló que deben pagar una deuda con el Banco Central de Cuba para mantener el suministro de electricidad a quienes no pagaron durante este período.

La semana pasada también trascendió que la Empresa Eléctrica de Santiago de Cuba cortó el servicio a más de 8 000 ciudadanos de esa provincia, por no cumplir con el pago.

Según un reporte del periódico local, la entidad decidió posponer los pagos durante los meses más duros de la pandemia en la isla y acumula hasta septiembre una deuda “que supera los 6.9 millones de pesos en el sector residencial y medio millón en el estatal”.

Ya el propio medio había reportado un mes atrás el incumplimiento de la provincia en el llamado “plan de consumo de electricidad”, por lo cual muchas entidades debieron trabajar sin la ventilación de los locales y con horarios reducidos.

De acuerdo con los datos del sitio Foresight Cuba, el deficiente sistema eléctrico del régimen sufre pérdidas equivalentes al 25% del consumo total anual, una cifra que ha experimentado un crecimiento constante desde 2015.