El régimen cubano se prepara para “elecciones” de gobernadores y vicegobernadores
Este domingo el régimen celebra una prueba dinámica como ejercicio preparatorio para la “elección” de los gobernadores y vicegobernadores provinciales
Asamblea Nacional votando con su típica unanimidad
 

Este domingo el régimen celebra una prueba dinámica como ejercicio preparatorio para la “elección” de los gobernadores y vicegobernadores provinciales, contemplada para el venidero sábado 18 de enero.

Las comillas no son casuales, ya que, contrario a lo que muchos pidieron en el proceso de consulta popular del año anterior, cuando se debatía el anteproyecto de la constitución, los nuevos cargos no serán electos por el voto popular de los habitantes de cada provincia, sino por los delegados de las Asambleas Municipales del Poder Popular.

Y ello no sería del todo descabellado si no fuera porque es muy probable, como siempre sucede, que sólo haya un candidato para cada cargo y los asambleístas no tengan otra cosa que hacer que ratificar la propuesta que les hacen de “arriba”.

La elección indirecta es frecuente en muchos sistemas políticos contemporáneos, pero en la mayoría siempre son elecciones competidas y plurales, con más de un candidato, y no un simple ejercicio de ratificación y compromiso con lo propuesto por los jefes.

Así, en la prueba dinámica de la venidera ratificación, según Granma, “se comprobarán todos los detalles con vistas a este importante proceso con el cual se cumple otro de los mandatos de la nueva Constitución de la República”.

Alina Balseiro Gutiérrez, presidenta del Consejo Electoral Nacional (CEN), informó a los medios oficiales que en el ejercicio “se revisará todo lo relacionado con las urnas, uso de los símbolos patrios, documentación, cubículos, locales, iluminación, presencia de colaboradores y supervisores, alimentación, plan de transportación, entre otros aspectos”.

Asimismo, “se llevará a cabo una prueba práctica para evaluar el flujo informático, la validación de la información, mientras los consejos electorales provinciales simularán la votación de cada municipio”.

Concluido el ejercicio, aseguró Balseiro, citada por el órgano oficial del único partido de la isla, “se emitirá un informe con las incidencias para, en el término de 72 horas, resolverlas”.

Granma remarca que el día de la elección, como establece la Ley Electoral, “los delegados a las asambleas municipales del Poder Popular se reunirán por derecho propio constituidos en colegios electorales, para elegir mediante el voto libre, igual, directo y secreto, al gobernador y al vicegobernador provinciales”.

Por si no bastara con el uso descarnado de todos esos términos, resemantizando la democracia en un país donde está lejos de existir, Balseiro afirmó que “resulta una fortaleza y expresión de nuestra democracia” el que sean los delegados a las asambleas municipales quienes elijan las nuevas figuras de gobernadores y vicegobernadores, ausentes del sistema político cubano desde 1976.

De acuerdo con lo estipulado en la constitución aprobada en febrero del pasado año, el Gobernador es el máximo responsable ejecutivo y administrativo en su provincia, por lo que es quien dirige la Administración Provincial, labor de la que debe rendir cuenta a la Asamblea Nacional del Poder Popular, el Consejo de Estado, el Consejo de Ministros y el Consejo Provincial.

Es “elegido” por los delegados municipales del Poder Popular, a partir de la propuesta de candidatos que haga el presidente de la República para ocupar ese rol y el de vicegobernador.