Régimen debe satisfacer demandas por confiscaciones si quiere atraer inversión extranjera

“Nadie va a invertir un dólar en un mercado con tan alto riesgo como el cubano”, en momentos en que “las inversiones son casi nulas” por lo “poco atractivo” que resulta, destacó el economista Emilio Morales, presidente de The Havana Consulting Group
Dólares y general Raúl Castro. Fotomontaje: ADN Cuba
 

Reproduce este artículo

La inversión extranjera en Cuba no se producirá a gran escala mientras el régimen no de satisfacción a las reclamaciones por la “confiscación de propiedades” que no fueron compensadas, además de acabar con la política de “para los extranjeros todo, para los cubanos nada”, afirmó este martes un experto.

“Nadie va a invertir un dólar en un mercado con tan alto riesgo como el cubano”, en momentos en que “las inversiones son casi nulas” por lo “poco atractivo” que resulta, destacó en un artículo el economista Emilio Morales, presidente de The Havana Consulting Group, con sede en Miami.

Para el experto, en el mercado de Cuba y sus consumidores, el régimen cubano desperdició una oportunidad ideal para un cambio de estrategia al “no negociar y convertir las posibles demandas [por confiscación de propiedades] en inversiones”.

Por el contrario, aseveró Morales, la dictadura prefirió “atrincherarse” y tratar de insuflar vida a un modelo “económica y políticamente muerto”.

El régimen de Cuba tiene pendiente de resolver 5913 reclamaciones “certificadas” en Estados Unidos de propiedades confiscadas en la isla, por un monto total de 1900 millones de dólares, de las que cinco demandas se encuentran bajo la Ley Helms-Burton.

A juicio de Morales, solo una acción de compensación de este tipo, junto a medidas que “devuelvan a los cubanos sus plenos derechos a generar riqueza en su propio país”, logrará atraer grandes inversiones.

En suma, un ambiente de “libre mercado y libre empresa”, con leyes que protejan al sector privado, es la piedra angular de un mejor futuro, señaló.

Pero el equipo de Gobierno encabezado por Miguel Díaz-Canel, el presidente designado por el general Raúl Castro, no ha dado pasos para la aplicación de una “fórmula aperturista que libere las fuerzas productivas y atraiga las inversiones”, apuntó el economista cubano, sino que apuesta a la continuidad del statu quo “como estrategia para mantener el poder”.

 

El fracaso de la Zona de Desarrollo Mariel

Explicó que la activación del título tercero de la Ley Helms-Burton por propiedades decomisadas en Cuba después de 1959 (tras el triunfo de la revolución), ha tenido un fuerte impacto en la Zona Especial de Desarrollo Mariel (ZEDM).

De hecho, aseveró, los proyectos de inversión en la ZEDM no tuvieron crecimiento en el 2019 ni en el 2020, y solo se mantienen los 33 que estaban en marcha en desde el 2018.

En ese contexto la ZEDM solo pudo captar desde su inauguración hasta finales del 2018, inversiones por valor de 1191 millones de dólares, comparados con los 12 mil 500 millones planificados, a razón de 2500 por año.

Una realidad que refleja claramente “un pobre 9.5 % del cumplimiento del plan trazado”.

“Esta es una prueba irrefutable de que las fórmulas y estrategias del Gobierno cubano para atraer la inversión extranjera no han funcionado, ni van a funcionar”, sentenció Morales.

El título tercero de la ley Helms-Burton, promulgada en 1996 por Bill Clinton y también llamada Ley Libertad por su propósito declarado de promover la democracia en Cuba, estuvo en suspenso hasta el 2019, porque los sucesivos presidentes optaron por no tener problemas con terceros países.

 

(Con información de EFE)