Por qué las bolsas rompieron récords en 2020 a pesar de la pandemia
La pandemia devastó pequeñas empresas y arruinó a otras grandes, sin embargo, muchas han salido fortalecidas de esta calamidad global. Y aunque parezca paradójico, esto tiene su explicación
 

Reproduce este artículo

Millones de personas perdieron su empleo o tuvieron que acogerse a las ayudas sociales en medio de los confinamientos impuestos en el mundo para disminuir la propagación de la pandemia de Covid-19.

Sin embargo, los mercados bursátiles se recuperaron de sus profundas caídas en marzo. Estados Unidos fue el escenario de las ganancias más sorprendentes en 2020, con un alza de 42% del índice tecnológico Nasdaq y de 15% del índice S&P 500.

En Japón, las acciones se recuperaron cuando se descubrió una vacuna, con los títulos de las compañías farmacéuticas y de las empresas de juegos en la delantera.

Una parte del alza de los mercados se debe a la forma en la que medimos su desempeño, y otra parte, podría deberse a cierto excesivo entusiasmo, según los inversores.

También está el tema de la gran cantidad de dinero que están creando los bancos centrales. Y finalmente, hay algunas pequeñas razones para el optimismo.

Un aspecto importante a tener en cuenta es que los precios del mercado de valores no se limitan al aquí y ahora. Otro elemento esencial es que los inversores confían en el éxito de las diversas vacunas que han sido aprobadas o que están en desarrollo para lograr que el crecimiento económico y las ventas vuelvan a la normalidad.

También influyen los préstamos baratos, lo que es una bendición para las empresas. Y los efectos que ha tenido todo el dinero creado por los bancos centrales para reactivar la actividad económica.

Solo el Banco de Inglaterra planea comprar cerca de 1,2 billones de dólares en bonos gubernamentales y corporativos con dinero nuevo, a través de la flexibilización cuantitativa, una herramienta no convencional de política monetaria utilizada por algunos bancos centrales para aumentar la oferta de dinero.

Y desde marzo del año pasado, la Reserva Federal de Estados Unidos (equivalente al banco central de ese país) ha comprado más de 3 billones de activos.

El predominio de unas pocas grandes empresas en un índice ha coincidido con el aumento de la denominada inversión pasiva, donde los jubilados, administradores de dinero y especuladores, pueden comprar un fondo de inversión barato que rastrea un índice.

Por lo tanto, cuando los inversores compran estos fondos, compran las acciones que están detrás de los fondos y ayudan a impulsar sus precios. Lo que se puede ver durante los últimos 10 años es una salida de dinero de fondos activos a fondos pasivos y eso no cambió con la pandemia.

Las compañías que supervisan estos índices, que definen qué empresas participan en ellos y, por lo tanto, cuáles se benefician cuando alguien invierte en un fondo FTSE 100 o en un fondo Nasdaq, tienen un poder creciente en el mercado.

Si bien muchas empresas se incorporan a un índice o lo abandonan debido a su tamaño, esto no siempre funciona de la misma manera. Es por eso que las reglas de los creadores de índices pueden hacer que una empresa califique o no para entrar a un grupo siguiendo otros criterios.

Sin embargo, las cosas podrían estar listas para una caída bursátil. Si bien muchos inversores piensan que los mercados no pueden seguir subiendo para siempre, es difícil saber cuándo vendrá una caída.

Otro indicador que observa es la proporción de apuestas de que el mercado subirá en comparación con las apuestas de que bajará. Recientemente, las apuestas al alza superaron a las apuestas a la baja en la mayor medida que se ha visto desde 2012.

Otros expertos piensan que hay algunas razones para que los mercados sigan al alza por un tiempo. Por ejemplo, muchas personas que conservaron su empleo, han gastado mucho menos en el último año y estarán dispuestas a aumentar sus gastos cuando se den las condiciones.

Por otro lado, agrega, es poco probable que los gobiernos vuelvan a las medidas de austeridad que se implementaron a raíz de la última crisis financiera.

Pero cuando los mercados caigan, será interesante ver cómo reaccionan los inversores, especialmente los más jóvenes que han experimentado principalmente un mercado que sube y se recupera rápidamente. Ellos son una parte pequeña, pero activa del mercado.