Imágenes de la "coyuntura" cubana: guaguas imposibles y largas colas en las gasolineras

Largas colas para comprar combustible y paradas de guagua abarrotadas son imágenes recurrentes este sábado en las redes sociales cubanas, que sigue acumulando evidencias de la actual crisis energética que vive el país. 

Numerosas denuncias sobre el déficit de combustible se alternan con avisos de nuevas medidas gubernamentales, siempre bajo la palabra de orden en los noticieros y todas las informaciones oficiales: "coyuntura"

"Comenzó la "coyuntura", dijo en Twitter el usuario "Paloma blanca" en alusión a las palabras del mandatario cubano Miguel Díaz-Canel, mientras mostraba una inmensa cola en una gasolinerade la capital cubana.

Otro tuitero cubano, Yusnaby Pérez, mostró imágenes de una parada de guaguas, también en la capital, donde la multitud se agolpaba para subir a uno de los pocos ómnibus que se mantienen en servicio.

Otras imágenes de colas en gasolineras de La Habana mostró el periodista Alejandro Chang en su cuenta de Facebook:

En otras provincias, la situación es similar.

La tuitera Laura de Cuba avisó de que en Matanzas los servicentros se encuentra cerrados y sin gasolina.

"Ya muchos autos están haciendo cola para cuando entre, esto es ahora mismo en el Oro Negro Del Viaducto de Matanzas. Han tenido que esperar hasta que ya no quedara no gota de petróleo para informar al pueblo, #NoMasMentiras que estamos hartos" --agregó.

Por su parte, en Villa Clara, el Gobierno provincial decidió la comercialización de gasolina al 𝘀𝗲𝗰𝘁𝗼𝗿 𝗽𝗿𝗶𝘃𝗮𝗱𝗼 hasta el próximo 𝗷𝘂𝗲𝘃𝗲𝘀 𝟭𝟵, indicó el periodista Raúl R. Ayala en su cuenta de Facebook.

La venta se realizará en un servicentro por municipio, limitando el volumen a 𝟴𝟬 𝗹𝗶𝘁𝗿𝗼𝘀 𝗽𝗮𝗿𝗮 𝗰𝗮𝗺𝗶𝗼𝗻𝗲𝘀 𝘆 𝟯𝟬 𝗹𝗶𝘁𝗿𝗼𝘀 𝗽𝗮𝗿𝗮 𝗲𝗹 𝗿𝗲𝘀𝘁𝗼 𝗱𝗲 𝗹𝗼𝘀 𝘃𝗲𝗵í𝗰𝘂𝗹𝗼𝘀. Se prohibe la venta en envases. A partir de este viernes 𝘀𝗲 𝗿𝗲𝗴𝘂𝗹𝗮 𝘀𝘂 𝘃𝗲𝗻𝘁𝗮 en la provincia, para garantizar servicios vitales.

También e mantiene la 𝘃𝗲𝗻𝘁𝗮 𝗹𝗶𝗯𝗲𝗿𝗮𝗱𝗮 en el servicentro del 𝗞𝗺 𝟮𝟱𝟵 de la autopista, dado su posición estratégica para quienes circulan entre el occidente y el oriente del país.

La llegada de combustible diésel a Cuba se interrumpió el martes y solo llegará un buque más hasta octubre, una situación que afecta al transporte y las actividades industriales y ha provocado temores a posibles "apagones" o cortes de luz, ya que la mayoría de la producción eléctrica del país proviene del petróleo.

"Si hay que hacer un programa de apagones va a ser informado en cada una de las provincias, pero estamos trabajando para que no haya apagones", explicó el ministro de Energía y Minas, Raúl García Barreiro, que acompañó al presidente, Miguel Díaz-Canel, en el programa televisivo especial para evaluar esta "situación coyuntural" y proponer medidas de ahorro.

Por su parte, el titular de Economía cubano, Alejandro Gil, explicó las medidas del Gobierno para ahorrar energía "durante los próximos 15 o 20 días", hasta que en octubre se normalice la situación con la reanudación de las llegadas de combustible diésel al país.

En cuanto al transporte, ya se han notado los efectos esta semana con más gente en la calle "pidiendo botella", autobuses urbanos desbordados, gran parte de las gasolineras con los surtidores de gasóleo cerrados y largas colas en las que aún prestan servicio.

Aun así, las autoridades aseguran que no cesará el suministro de diésel para automóviles particulares, aunque el transporte público urbano e interurbano por carretera y ferrocarril se ha restringido a servicios mínimos.