Donan más de 300 dólares a refugio para perros callejeros en Cuba
Un cubano y una belga donaron más de 300 dólares para un refugio independiente de animales callejeros en la ciudad de Trinidad, Sancti Spíritus
Esta pareja donó más de 300 USD a un refugio de animales callejeros en Cuba

 Una pareja cubano-belga donó este fin de semana el equivalente a poco más de 300 dólares (265 Euros y 40 CUC) para un refugio independiente de animales callejeros en la ciudad de Trinidad, Sancti Spíritus, informó en Facebook la página del proyecto Manos & Corazón.

“(…) Nos sentimos alegres y agradecidos por aquellas personas que han confiado en este proyecto de rescate y rehabilitación de perros callejeros en Sancti Spíritus y Trinidad”, escribieron los activistas en esa red social.

“Parte de este donativo se invertirá en la compra de medicamentos, alimentos, infraestructuras y una lavadora para la higiene de las mantas, ropas y demás prendas que están destinadas al bienestar de los perros en el refugio”, agrega el mensaje.


265€ y 40cuc donados por esta pareja cubano - belga hace unos minutos. Nos sentimos alegres y agradecidos por aquellas...

Posted by Proyecto Manos&Corazón on Saturday, December 21, 2019

Manos & Corazón surgió a finales de noviembre como una iniciativa del activista Dennis Valdés Pilar, para proteger a los callejeros cubanos, víctimas de maltratos e indolencia estatal.

“Estamos haciendo todo lo posible por reubicar el nuevo refugio hacia otro lugar más seguro en Trinidad. Desde hacer varios días estamos presentando problemas con el hacinamiento e hicimos público nuestra iniciativa para concientizar y recibir toda la ayuda posible. El lugar actual carece de servicios básicos necesarios para un refugio (clínica, insuficiente espacio para los perros, cercas o vallas de contención, etc.)

Necesitamos grandemente la ayuda de quienes sepan de algún local o lugar que podamos rentar temporalmente en Trinidad hasta que podamos comprar una propiedad y convertirla en un refugio permanente. Por favor, contacte con nosotros, cualquier recomendación o ayuda será bien reciba, no podemos abandonar a nuestros perros ahora”, escribió Valdés desde la página del proyecto.

Poco después agradeció las primeras donaciones y las muestras de apoyo que llegaron desde dentro y fuera de Cuba. 

 

 

Proyectos como ese han visto un auge este año en la Isla, a partir del incremento de las denuncias de maltrato animal, y de la visibilidad del activismo por la protección animal.

En abril, los animalistas desarrollaron una importante marcha de concientización en La Habana. Se trató de la primera acción pública de un grupo de la sociedad civil cubana que contó con una autorización gubernamental, aunque luego fue despedido el funcionario que autorizó la marca.

Después, en noviembre, los activistas volvieron a dar la lección con un plantón sorpresa frente a la sede de Zoonosis, exigiendo el cierre de la institución, que les dejaran llevarse a los perros allí enjaulados, y dialogar con las autoridades sobre una ley de protección animal. Finalmente el gobierno accedió a sus reclamos.

El Ministerio de la Agricultura de Cuba trabaja en la elaboración de una ley por el bienestar animal, y aunque varios activistas se han mostrado escépticos sobre la utilidad de una legislación elaborada desde las mismas instituciones que durante años permitieron el maltrato, sin dudas es un ejemplo del empuje del activismo en Cuba.