Después de 4 meses, Twitter restablece cuenta de vocera del régimen cubano

En septiembre pasado, dicha red social bloqueó cuentas de Cubadebate, la Mesa Redonda, y de periodistas afines al régimen como es el caso de Angélica Paredes
Después de 4 meses, Twitter restablece cuenta de vocera del régimen cubano
 

Reproduce este artículo

La periodista oficialista, Angélica Paredes, vocera del régimen cubano, recuperó su cuenta en Twitter luego de que Twitter se la bloqueara hace cuatro meses.

El anunció lo realizó la propia Paredes en un tuit este domingo: "Estoy de vuelta. Recuperé mi cuenta luego de cuatro meses suspendida. Los espero por aquí".

 

 

En septiembre pasado, dicha red social bloqueó cuentas oficiales del portal Cubadebate, el programa televisivo Mesa Redonda y diversas cuentas de los directivos y periodistas de esos espacios comunicativos.

Poco antes del inicio de la Mesa Redonda de ese día, en la que el gobernante cubano y miembros del régimen informaron sobre la crítica situación que enfrenta Cuba en el ámbito energético, Twitter comunicó a Cubadebate y los miembros de su equipo editorial, así como a la Mesa Redonda, que sus cuentas en esa red social estaban suspendidas y por lo tanto no podían difundir mensajes por ese medio.

Entre los medios bloqueados “por violar las reglas de Twitter” se encontraron @Cubadebate con casi 300 000 seguidores y @Granma_Digital con cerca de 167 000 seguidores, además de @MesaRedondaCuba, @RadioRebelde, @DominioCuba, @Cubaperiodistas, @CanalCaribe, entre otros usuarios, que incluyen a periodistas en activo.

 

 

En ese momento, la oficialista Unión de Periodistas de Cuba (Upec) denunció el bloqueo y cierre de las cuentas como un acto de "guerra cibernética".

Sin embargo, al parecer no conocían que las políticas de Twitter impiden el uso "en cadena" de la red social para difundir mensajes de propaganda, generados por "bots".

En esos meses, Twitter implementó varias medidas para mejorar lo que sus directivos llaman “conversaciones saludables” en la plataforma, incluida la erradicación de cuentas falsas y automatizadas.

Twitter bloquea una cuenta —evita que publique o interactúe con otros usuarios— cuando la compañía sospecha que es contenido no deseado automatizado o de que el usuario ha perdido el control de ella, usualmente cuando su contraseña es hackeada o filtrada—.