Descontento en Isla de la Juventud por "exorbitantes precios de confituras"
En los catres de los revendedores por ejemplo, los pelly se encuentran a 35 pesos, los chupa chupa entre cinco y 25 pesos, al igual que las galleticas de chocolate y otras, mientras los sorbetos llegan a costar 40
La venta de confituras a precios altos es común en Cuba
 

Reproduce este artículo

Con motivo de las festividades de marzo en la Isla de la Juventud la presencia de los revendedores en las calles de ese municipio ha sufrido un incremento, algo que ha suscitado un artículo en el Victoria, diario estatal de esa localidad.

En su texto el periódico pinero se hace eco de las quejas de la población con respecto al fenómeno de los revendedores, sobre todo de los reclamos de aquellos que tienen niños, debido a los precios de las confituras.

Para caer en el tema de su interés el Victoria reconoce que en la red del comercio estatal escasean tan demandados productos, no así en los catres de los revendedores, donde aparecen pero a precios que están por encima de los del mercado minorista del régimen, algo que no puede ser de otra manera, al no contar los cuentapropistas con un mercado mayoristas para adquirir estos productos.  

En los catres de los revendedores por ejemplo, los pelly se encuentran a 35 pesos, los chupa chupa entre cinco y 25 pesos, al igual que las galleticas de chocolate y otras, mientras los sorbetos llegan a costar 40, por solo citar algunos ejemplos.

Y si bien los precios están alejados del bolsillo nacional por cuenta de los bajos salarios, el Victoria, en un recorrido que dio por varias de las áreas establecidas para la venta de disímiles artículos durante las tradicionales Fiestas Pineras, recogió algunas opiniones que versan en contra esta modalidad de comercio.

"Al parecer quienes los revenden no tienen hijos", "no deberían permitírselo porque los proponen hasta a tres y cuatro veces por encima de lo que les costó en los centros comerciales", "son unos abusadores"…

Para tratar de contrarrestar esta situación el Consejo de la Administración Municipal (Cam) adoptó en su primera reunión del mes en curso varias medidas.

Yaniela Carrillo, coordinadora de la actividad económica en el Cam, informó que teniendo en cuenta las quejas por los elevados precios de las confituras en los puestos de los cuentapropistas, se acordó establecerles un margen comercial de hasta cinco pesos por encima del valor del producto.

Así mismo dijo que entre las disposiciones adoptas se encuentra la regulación de las ventas en los establecimientos que comercializan tales golosinas con el propósito de evitar ese acaparamiento que atenta contra la estabilidad de los surtidos en las unidades del sector estatal, fenómeno que se ha agudizado en la actualidad por las fiestas, pero que está presente, en menor o mayor grado, en cualquier época del año y ocurre tanto con las confituras como en el resto de los productos que se expenden en la red del comercio estatal.

El diario pinero puntualiza además, que el Consejo de la Administración adoptó esta medida con vistas a proteger a los pobladores, en especial a los más pequeños de casa, como si los cuentapropista y sus hijos no fueran parte de ese pueblo que quieren proteger, paradoja esta que rivaliza con la necesidad que tiene el país de potenciar el sector no estatal, puntal indispensable si se quiere hacer avanzar la economía.