Régimen cubano usa la pandemia para demorar liberación de Roberto Quiñones

El periodista independiente y abogado cubano, debería ser liberado el próximo 4 de septiembre, pero el régimen realiza una nueva maniobra para continuar reteniéndolo
Periodista independiente y abogado cubano, Roberto Quiñones. Preso político en Guantánamo.
 

Reproduce este artículo

Roberto Quiñones, hijo del periodista independiente y abogado, Roberto de Jesús Quiñones Haces, recluido en la prisión provincial de Guantánamo, denunció que el régimen cubano continúa las arbitrariedades contra su padre y retrasa su liberación.

En declaraciones a CubaNet, el joven refirió que “la liberación del reportero podría dilatarse por causa de una supuesta prueba de COVID-19 que le realizarán en una unidad militar”.

“En vez de liberarlo el día cuatro de septiembre, ahora quieren trasladarlo a una unidad militar donde la Seguridad del Estado piensa mantenerlo retenido con la supuesta justificación de hacerle una prueba de COVID-19”, preció el hijo del preso político.

Quiñones aseguró que “se trata de una prueba innecesaria, ya que el propio régimen de la Isla ha reiterado que en ninguna prisión de Cuba hay casos de COVID-19 confirmados”.

“Estoy haciendo responsable al gobierno de Miguel Díaz-Canel y Raúl Castro de cualquier cosa que suceda con la integridad de mi padre”, sostuvo Quiñones ante el ensañamiento del régimen con su padre, a la vez que pidió a las organizaciones internacionales de derechos humanos que se pronunciaran sobre esta nueva manipulación del régimen.

Quiñones Haces fue arrestado el 22 de abril de 2019 cuando se disponía a cubrir el juicio contra una pareja de religiosos procesados por querer educar a sus hijos en su hogar. Luego fue liberado, pero acusado y procesado por presuntos delitos de "resistencia y desobediencia".

El reportero de Cubanet fue condenado a un año de prisión, sustituido por un año de trabajo correccional con internamiento, pero al negarse a ingresar voluntariamente en el campamento de trabajo correccional, lo capturaron en su casa el pasado 11 de septiembre.

Actualmente, según indicó su hijo, se niega a ser trasladado a otra unidad militar por lo que la supuesta prueba médica debería realizársele en la prisión provincial de Guantánamo.

"Nos sentimos tristes y dolidos, pero sobre todo decepcionados del sistema del gobierno de este país. Porque es un sistema que se vanagloria de defender los derechos humanos y nosotros tenemos confirmado de que eso no es cierto", señaló la hermana del prisionero deconciencia, Tania Quiñones en entrevista con ADN Cuba.

El régimen cubano liberó entre marzo y abril, de forma anticipada a 6,579 presos de las cárceles de la isla. Roberto Quiñones, pese a haber cumplido más de la mitad de su condena en ese entonces y padecer factores de riesgo, como asma e hipertensión, no estuvo en la lista de excarcelados.