Régimen cubano intenta silenciar a disidentes en comisión de DDHH de la Unión Europea
Alejandro González Raga, director del Observatorio Cubano de Derechos Humanos, denuncia que el gobierno cubano quiere evitar la influencia de Fariñas en sus socios europeos
Guillermo Fariñas

El martes en la subcomisión de Derechos Humanos se leerá un mensaje de Guillermo Fariñas, premio Sájarov de 2010, y otro de las Damas de Blanco, premio Sájarov 2005”, contó a la agencia Deutsche Welle Alejandro González Raga, director del Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH), con sede en España.

La agenda de la reunión del 18 de febrero de la subcomisión de Derechos Humanos tuvo que ser cambiada: estaba previsto que  Fariñas hablase de la situación de los derechos humanos en Cuba, pero no podrá dejar el país por lo menos hasta el 20 de febrero. El seis de este mes fue detenido cuando se disponía a ir a recoger su visado desde Santa Clara a La Habana.

"Veníamos preparando esta visita a Madrid y Bruselas desde mediados de enero”, dice González. "Cuando detuvieron a Fariñas, uno de las causas que le planteó la policía política fue precisamente que no querían que acudiese al Parlamento Europeo, porque su influencia puede ser negativa en las relaciones de la UE con Cuba”, añade.

Cabe recordar que, desde el 2017, Cuba tiene un acuerdo de Cooperación y Diálogo Político con la UE. Con este tratado, que no es de libre comercio, Bruselas dejó atrás  20 años de "posición común” que supeditaba toda relación con la isla a avances en derechos humanos.

Con el  acuerdo de cooperación se quería acompañar a la isla en su proceso de modernización económica, política y social; un diálogo estructurado sobre derechos humanos también se incluye. "A ese diálogo nunca hemos sido invitados”, explica González ¿Por qué? "Porque la sociedad civil organizada, oficialmente, en la isla no existe”, responde.

González vive en España desde el 2008 –cuando por gestión del gobierno español y la Iglesia Católica se liberó a cuatro de los 73 prisioneros políticos de la "Primavera Negra”.

El director del OCDH subraya que evitar la influencia de Fariñas en sus socios europeos fue claramente el propósito fundamental de la detención. "Si hubiese habido otras motivaciones, lo hubieran detenido en otro momento”, agrega.

"Nosotros que monitoreamos lo que sucede en Cuba y sentimos como nuestro deber actualizar todos los años la información en la subcomisión de Derechos Humanos, queríamos que esta vez estuviese Fariñas, porque es un portavoz acreditado que aún reside en Cuba”, sigue González, agregando que en el último mes registraron 200 detenciones ilegales.

Tan pronto se supo que había sido detenido, David Sassoli, presidente del Parlamento Europeo, pidió su liberación. Lo mismo hicieron María Arenas, presidenta de la subcomisión, y Heidi Hautala, presidenta de la Red Sájarov. Esta red une a las personas que han sido galardonados con este premio a la libertad de conciencia que concede la Eurocámara desde hace 31 años.

En noviembre de 2019, la detención de José Daniel Ferrer fue motivo de una resolución de la Eurocámara pidiendo su liberación. Mientras que fuentes oficiales de la isla explicaban que se lo había detenido por delitos comunes, para organizaciones como Amnistía Internacional éste es un claro caso de preso de conciencia.

"José Daniel Ferrer fue también uno de los 73 presos de la Primavera Negra. Ellos salieron en 2010. Contrariamente a los primeros cuatro, a ellos sí les permitieron quedarse en Cuba”, sigue González. Entretanto, al parecer, el gobierno de La Habana le ofrece a Ferrer salir del país para evitar el juicio.

"Este es un recurso recurrente, cuando alguien es incómodo se busca que se vaya del país. A nosotros nos sacaron con los familiares que quisieron acompañarnos en un avión enviado por el gobierno español. Se trata de sacar presión a la caldera”, afirma González.

Como fuere, y aunque no faltan voces que querrían imponer otra vez un régimen de sanciones, desde diferentes instancias europeas se asegura que se está dialogando con La Habana al respecto. "Nunca nos hemos opuesto al diálogo”, dice González. "Pero en ese diálogo tienen que decirle al gobierno cubano que no puede negar la salida del país a personas que vienen a participar en eventos como oposición”, concluye.